AFP / EVARISTO SA
AFP / EVARISTO SA
Vanessa Barbara

Periodista y escritora

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

La hidroxicloroquina no es eficaz contra el . Pero los todavía no están seguros. El otro día el primo de un amigo reenvió un titular en WhatsApp afirmando que todas las camas UCI en la ciudad de Miracatu están vacías porque el alcalde adoptó el “tratamiento temprano” de , que consiste en hidroxicloroquina, ivermectina y azitromicina. Miracatu no tiene hospital.

Esa es solo una de las docenas de noticias falsas que circulan en las redes sociales. Más de un año después, todavía se arremolinan afirmaciones falsas. ¿Es cierto que las mascarillas reducen el flujo de oxígeno a los pulmones y pueden causar cáncer? ¿Es el coronavirus un arma biológica creada por China?

Incluso ahora, los brasileños están transmitiendo reclamos delirantes de que los hospitales están vacíos y la gente está siendo enterrada viva para inflar las estadísticas del coronavirus. El año pasado, a medida que aumentaban las muertes diarias, abundaban las historias sobre ataúdes vacíos y entierros organizados.

Quizás esto suene familiar. Después de todo, ¿no son las noticias falsas y la negación del COVID problemas globales? Pero hay algo especial en Brasil. Un grupo interdisciplinario de investigadores brasileños descubrió no solo que el país está entre los que más afirmaciones falsas tienen en el mundo, sino también que la desinformación de Brasil está notablemente aislada de otros países.

En Brasil, algunas falsedades han prevalecido sobre el sentido común y no hay nada que podamos hacer al respecto. Cada vez que ingresa a un supermercado, una tienda o incluso el consultorio de un médico, por ejemplo, alguien medirá su temperatura con un termómetro de frente, pero lo apuntará a su muñeca. Este es el aplastante triunfo de una noticia falsa que afirmaba que los termómetros infrarrojos pueden dañar la glándula pineal del cerebro.

Si esa es la política oficial, imagine lo que sucede en casa. Mi padre, al comienzo, compartió tentativamente un video afirmando que el vinagre era mejor para detener el virus que el desinfectante de manos.

Durante los últimos meses, como era de esperar, ha proliferado la información errónea sobre las vacunas: aparentemente, las vacunas pueden causar 10 tipos de cáncer, infertilidad, enfermedades autoinmunes, reacciones alérgicas, ceguera y “homosexualidad”. Podrían alterar nuestro código genético.

“Es como elegir de qué lado de la Tierra plana vamos a saltar”, dijo la Dra. Luana Araújo, médica de enfermedades infecciosas, durante la investigación parlamentaria sobre el manejo de la pandemia por parte del gobierno. Se refería a la promoción persistente de nuestro gobierno de medicamentos ineficaces. Y ese es el núcleo del problema: cuando el propio presidente comparte constantemente información falsa sobre la pandemia, no se puede esperar que la gente sea escéptica cuando se le dice que el té boldo puede curar el COVID-19.

En ausencia de una campaña de información pública sobre el virus, muchos brasileños se ven obligados a confiar en la información parcial disponible en las redes sociales. A menudo escucho, por ejemplo, que las vacunas y la hidroxicloroquina son básicamente lo mismo porque ninguna ha sido probada científicamente. Por supuesto, es falso. Pero el engaño funciona. Investigaciones recientes revelaron que casi uno de cada cuatro brasileños tomó algún medicamento “como tratamiento temprano” para COVID-19. En comparación, solo el 13% de los brasileños están completamente vacunados.

Sin embargo, existen límites para el poder de sugestión de Bolsonaro. A pesar de sus mejores esfuerzos, hay un hecho que no puede borrar: el virus se ha cobrado la vida de más de 520.000 brasileños.

–Glosado y editado–

© The New York Times

TAGS RELACIONADOS