El concierto de tus sueños, por Pedro Suárez-Vértiz
El concierto de tus sueños, por Pedro Suárez-Vértiz

¡Es verdad! El megaevento se llama Desert Trip y se llevará a cabo en Indio, California. Roger Daltrey, vocalista de The Who, dijo hace poco a la BBC: “Tenemos que aceptarlo. Estamos presenciando el fi nal de una era.” Y aunque nos duela, es así. Nadie superó la revolución musical de fines de los  60 y las recientes muertes de Glenn Frey, David Bowie y Prince han sido un baldazo de ‘realidad’ para los fanáticos de la música. Por eso es importante este concierto de octubre, que reúne por única –y probablemente última– vez a los Rolling Stones y Bob Dylan –viernes 7–, Paul McCartney y Neil Young –sábado 8–, Roger Waters y The Who –domingo 9. No obstante, se ha tenido que añadir una repetición del evento en el mismo orden para el 14, 15 y 16 de octubre –siguiente fin de semana. Esto debido a que en menos de tres horas todas las entradas se acabaron. Desde las simples de 200 dólares –de pie– hasta los abonos por los tres días con asiento reservado, que llegaron a los US$ 1.600. Los tickets tienen el mismo valor para ambos fines de semana. El recinto albergará a 80 mil asistentes diarios con 30 mil asientos reservados.

Desert Trip recaudaría 100 millones de dólares en las seis fechas, según la revista Forbes, con los cuales rompería todos los récords festivaleros de la historia. Se rumorea que los Rolling Stones, Paul McCartney y Roger Waters ganarían 7 millones cada uno y Bob Dylan, Neil Young y The Who, un millón.

¿Quién es capaz de concebir algo tan brutal? Bueno, la cadena de poder es la siguiente: Anschutz Entertainment Group (AEG) es una de las organizaciones más importantes del mundo para eventos deportivos y artísticos. La rama de este emporio dedicada a la música se llama AEG Live. A su vez, una subsidiaria de AEG Live es Goldenvoice, y su presidente es Paul Tollet. Desert Trip es una edición especial del Festival de Música y Artes del Valle de Coachella. Este nació a raíz de la idea de Tollet de repetir anualmente la congregación de público que el festival de Woodstock 30 aniversario de 1999 dejó. Este evento viene dándose desde el 2000, mostrando artistas de todo género. Pero este año Tollet dijo que su objetivo era incluir a aquellos que ayudaron a la formación del rock y que todavía estaban exitosamente de gira, componiendo y grabando. “Se trata de artistas que aún crean y que todavía son relevantes”, dijo.                                                                         

Tollet distingue el evento de octubre de los festivales en general donde los artistas suelen hacer una versión corta de su actuación regular. “Los artistas harán un show completo en este evento. El sueño imposible de reunir seis de las figuras más influyentes en la historia del rock es el atractivo. Me pasé dos meses pensando en quiénes serían los seis elegidos. Esta vez solo quería centrarme en guitarra, bajo y batería”, detalló. La motivación fue hacer algo muy centrado en el rock ‘n’ roll, ya que en el Festival de Música y Artes del Valle de Coachella se suele presentar una amplia variedad musical, que va desde el indie rock hasta el pop y el hip hop. El éxito inmediato de este evento se debe indudablemente al extraordinario cartel de artistas, pero también al esfuerzo de Tollet por congregar –hace más de 15 años– a miles de personas en el Empire Polo Club en Indio, California, para el Festival de Coachella. No en vano aparece esa explicación escrita en todas las promociones.

“Esta es la última vez”, dijo un socio de Tollet. “No puedo imaginar que esto vuelva a suceder”. Así que, amigos, a esperar el DVD, las reventas de 2 mil dólares o una transmisión por cable. Porque entradas... ¡ya no hay!

Esta columna fue publicada el 14 de mayo del 2016 en la revista Somos.