“La peor cara de esta cruzada destructiva la lleva el diálogo: cualquier actor que intente lograr acuerdos es señalado por las partes y termina liquidado por los extremos”. (Ilustración: Rolando Pinillos Romero).
“La peor cara de esta cruzada destructiva la lleva el diálogo: cualquier actor que intente lograr acuerdos es señalado por las partes y termina liquidado por los extremos”. (Ilustración: Rolando Pinillos Romero). / Rolando Pinillos Romero
Juan José Garrido

Para liberales y conservadores, todos los problemas residen en la ideología “a la izquierda”, en sus ideas y proponentes. Para los progresistas y radicales, sucede a la inversa: quienes profesen opiniones “a la derecha” son poco menos que fascistas o mercenarios que no ven más allá de sus bolsillos, único móvil posible de interés.