(Foto: Archivo El Comercio)
(Foto: Archivo El Comercio)
Fernando Rospigliosi

Analista político

La se ha seguido deteriorando en el Perú en el último tiempo, según el Barómetro de las Américas, que estudia la situación en 29 países del continente. La tasa de victimización ha pasado de 30,6% en el 2014 a 33% en el 2017 (“The Political Culture of Democracy in the Americas, 2016/17”, Vanderbilt University-Usaid, agosto 2017).

Estas cifras no se condicen con las del Ministerio del Interior (Mininter) que afirma que la victimización viene disminuyendo y que la seguridad está mejorando, basándose en las estadísticas del .
Se repite así una situación parecida a la del gobierno anterior, cuando las autoridades, apoyándose también en los reportes del INEI, afirmaban que la inseguridad disminuía. Los ministros Juan Jiménez Mayor y Wilfredo Pedraza se hicieron justificadamente famosos cuando afirmaron que la inseguridad era una “percepción” creada sobre todo por los medios de comunicación.

En aquella oportunidad, el grupo Gobernabilidad Democrática y Seguridad Ciudadana, del que formaban parte todos los altos cargos actuales del y el actual ministro de Defensa, emitió un pronunciamiento donde criticaba esa teoría:

“En realidad, una de las pocas cifras confiables que hay es la del Barómetro de las Américas, cuya encuesta de victimización realizada en todo el continente revela al Perú en un deshonroso primer lugar con un 30,6% de ciudadanos víctimas de algún delito, una desmejora con respecto al 2012 cuando era 28,1%. Es decir, la seguridad ciudadana ha seguido deteriorándose en los últimos dos años” (19/2/15).

Hoy día esa misma entidad asegura que al 2017 la situación ha empeorado, aunque curiosamente ahora la plana mayor del Mininter que redactó y suscribió ese pronunciamiento ya no confía en el Barómetro de las Américas y sí en las cifras del INEI que indican que la seguridad viene mejorando desde el 2011, una posición totalmente contraria a la que mantenían antes del inicio de este gobierno.
En realidad, no son muchos los que comparten el optimismo del INEI respecto a esa mejora desde el 2011.

El mencionado pronunciamiento de ese grupo decía algo que también es pertinente recordar ahora: “La percepción de inseguridad de la gente se deriva de su experiencia cotidiana. Lo responsable es cambiar esa realidad. Atacar solo la percepción a través del activismo mediático es preparar un nuevo fiasco. De hecho, mientras se televisan aparatosos operativos en un lado, por otros continúan los ajustes de cuentas, los robos, las extorsiones, el pandillerismo y demás componentes de la marea criminal”.

Sin duda varias cosas han mejorado en el último año, pero no tantas como dicen las autoridades y como mencionó la ministra Mercedes Aráoz el jueves. Lo más exitoso mediáticamente es el programa de recompensas que consiste en capturar requisitoriados, es decir, personas con una orden de captura emitida por un juez. En verdad, la policía siempre ha capturado requisitoriados, solo que ahora se hace con una enorme publicidad. No se conocen cifras comparativas, cuántos se capturaban antes en un período determinado y cuántos ahora, para ver si hay un aumento importante debido al pago de una retribución, aunque lo cierto es que en varios países las recompensas funcionan con el criterio de pagar mucho por pocos y aquí se paga poco por muchos. Quizá se ha descubierto un método revolucionario.

Un rubro donde las cosas sí han mejorado significativamente es el de la incautación de droga, que ha aumentado en relación con años anteriores como mencionó Aráoz, y eso es porque hay una lucha contra la corrupción. En este aspecto, las actuales autoridades, que son honestas, están haciendo esfuerzos por disminuir la principal lacra de la policía. No obstante, no siempre lo logran.

Por ejemplo, el Mininter va a adquirir radios Tetra por más de 23 millones de soles y uno de los postores ha denunciado ante la contraloría y el OSCE que las bases están arregladas para que gane la empresa china Hytera, “único ganador de todos los procesos convocados por el Mininter en este rubro”. En verdad, las objeciones a este proceso de adquisición existen desde la época de Pedraza, como denunció el hoy congresista (“Tetra o cutra”, “Perú21”, 15/5/13). En este aspecto no hay muchos cambios todavía.
En suma, hay varias cosas que han mejorado en relación con el período anterior, pero si le creemos al Barómetro de las Américas, la inseguridad sigue aumentando hasta ahora.