"La aspiración a la consciencia de uno mismo, a la conversación con lo demás, son los ejes esenciales de la cultura". (Ilustración: Giovanni Tazza)
"La aspiración a la consciencia de uno mismo, a la conversación con lo demás, son los ejes esenciales de la cultura". (Ilustración: Giovanni Tazza)
Alonso Cueto

Escritor

En uno de los pasajes de “El amor en los tiempos del cólera”, un muchacho agobiado por la cuarentena le dice al capitán que no puede soportar seguir encerrado. Su mayor deseo en ese momento es poder abrazar a la familia. El capitán le contesta: “Y si te dejan salir del barco y se contaminan, ¿cargarías con la culpa de infectar a alguien que no puede soportar la enfermedad?”. Ante las dudas del muchacho, el capitán le da el más sano consejo de todos. Cada vez que uno pierde algo, debe inventar una ganancia a cambio.

Yo hice la cuarentena hace siete años, le cuenta. Y por entonces solo quería desembarcar para “disfrutar de la primavera en tierra”. Obligado a estar encerrado en el barco, el capitán le recuerda que cambió su alimentación, “para no sobrecargar al cuerpo”. Luego, gracias a un amigo hindú, siguió con “una purificación de pensamientos no saludables”, mejoró su respiración, se dedicó a rezar como un modo de agradecer. Luego imaginó que “una luz entraba en mí y me hacía más fuerte”. “Todo lo que podemos obtener enseguida, rápido, no es interesante”, afirma el capitán. Como resultado de todo ese proceso, “ese año me privaron de la primavera y muchas otras cosas pero aun así florecí, llevé la primavera dentro de mí y nadie me la puede quitar”.

PARA SUSCRIPTORES: Asesores presidenciales: Cuando el cine ilumina las tinieblas del poder

Al releer esta escena, gracias a mi amiga Beatrice Berger, pensé en todos los paraísos privados que necesitamos inventar para sostener la primavera en la intimidad. Quedarse en casa es un lujo si uno se propone seguir los consejos del capitán. Para un porcentaje mínimo de la población, las ventajas tecnológicas pueden compensarnos. Una de ellas es seguir la programación de los artistas y las instituciones culturales que siguen con nosotros. La Sociedad Filarmónica de Lima, por ejemplo, nos ofrece durante una semana más el gran concierto del dúo de la violinista Clara Cernat y del pianista Thierry Huillet que tocan las maravillosas Czardas de Monti en el inicio de la temporada virtual que se extiende hasta diciembre. El siguiente concierto estará a cargo del virtuoso del piano Evgeny Kissin. El Centro Cultural de la Universidad del Pacífico ofrece hoy una obra de teatro para niños, “Juanito y su bicicleta amarilla”. Mañana el Centro Cultural de la Universidad Católica inaugura una exposición y charla de fotografía documental con las imágenes de los migrantes de la Ampliación Oasis de Villa y la participación de Paco Chuquiure. En los próximos días el CCPUCP va a ofrecer en forma virtual toda su programación renovada. El Festival de Cine, uno de los más importantes de América Latina, se realizará en agosto. A través de Joinnus Live, hoy se estrena “Fantasma”, la nueva obra de la magnífica dramaturga Mariana de Althaus. Susana Baca ha lanzado su maravilloso disco “A capella”, hecho en cuarentena, en las principales plataformas. El Ballet Municipal de Lima que dirige Lucy Telge continúa con sus actividades y cursos a precios muy asequibles.

La aspiración a la consciencia de uno mismo, a la conversación con lo demás, son los ejes esenciales de la cultura. Pero en la era de la pandemia, el fútbol sigue recibiendo más atención que el teatro o el cine. En “La parábola del pan”, Juan Villoro ha escrito que “desde hace siglos, el esfuerzo de lavar la ropa se supera cantando”. En otro pasaje afirma que “las crisis se sobreviven gracias a que las personas imaginan”. El sabor de la vida que queremos proteger no tiene sentido sin las imágenes, las voces, las palabras, la primavera que quería conservar el capitán.

TAGS RELACIONADOS