El ‘puntal’ de Ollanta Humala, por Federico Salazar
El ‘puntal’ de Ollanta Humala, por Federico Salazar
Redacción EC

El Partido Popular Cristiano se equivocó. Votó a favor de la confianza en el Gabinete porque, según dijeron, les bastaba el gesto del ministro Cornejo sobre ausencia de injerencias ajenas a la institucionalidad.

El propio presidente de la República echó por tierra el supuesto. “Nadine seguirá siendo un ‘puntal’ en el gobierno”, ha declarado.

“Nadine va a seguir trabajando y va a realizar labores partidarias”, ha dicho el mandatario. 

El presidente no es claro. , ¿solo trabajará en el partido? ¿O va a “seguir trabajando” en el Gobierno y, además, en su partido?

La presidenta del partido de gobierno no debe trabajar en el Gobierno. Eso solo se ve en los países totalitarios donde hay un solo partido y se diluye la separación entre partido y gobierno.
 
Alguien debe sugerirle al señor Humala que en democracia gobierna el elegido, no su partido. Otra cosa es que los representantes de su partido tengan opción de legislar. Lo deben hacer no en función del partido, sino en función del electorado.

El señor Humala no es presidente de su partido, sino del Perú. Debe, por tanto, separarse lo más que pueda de su propio partido. Trabajar asuntos de gobierno con la presidenta de un partido erosiona la base del sistema representativo.
 
El problema es muy fácil de resolver. La señora Heredia debería renunciar a la presidencia del partido y convertirse en asesora del presidente. Yo sugeriría que esa tarea fuera ad honórem, aunque no tiene que serlo.
 
Nadie puede impedir que la señora Heredia coordine entre el presidente y los ministros, entre los congresistas del oficialismo y el presidente o, incluso, entre los congresistas de otras bancadas y el presidente. Que ese encargo lo haga la esposa es inusual, pero no atenta contra las instituciones de la representación democrática.

Lo que es inadmisible es que el coordinador y asesor del presidente, sea quien sea, le enmiende la plana públicamente a un ministro. Eso sucedió con el ex ministro César Villanueva y fue eso lo que suscitó la crisis y cambió del mapa político.

Resulta penoso que en tal circunstancia el jefe del Estado Peruano se ponga del lado del coordinador y asesor, y en contra del ministro. Todas esas desavenencias deben producirse al interior del gobierno. No debe ofender a las personas ni a las instituciones.

Yo también pienso que la señora Heredia es un ‘puntal’ del gobierno. Pero pienso que, más que eso, es un ‘puntal’ para el señor Ollanta Humala. Sin embargo, el señor Humala es el presidente elegido por el voto popular.

En la cédula los electores no marcaron la foto del señor Humala con su ‘puntal’ al lado. Por eso es que ella no puede interferir públicamente en las tareas de los ministros. 

La esposa del presidente puede realizar funciones para el gobierno, pero solo fuera del ámbito público. Ha sido enorme el costo político de hacer pública esta dependencia de Humala y de su gobierno sobre su ‘puntal’. 

Ojalá lo aprenda el presidente del Perú.