El proyecto del ley que permite que los afiliados a las AFP retiren –bajo ciertas condiciones– de sus fondos de pensiones hasta S/17.200 (4 UIT) recibió el apoyo de 101 legisladores. (Foto referencial: AFP).
El proyecto del ley que permite que los afiliados a las AFP retiren –bajo ciertas condiciones– de sus fondos de pensiones hasta S/17.200 (4 UIT) recibió el apoyo de 101 legisladores. (Foto referencial: AFP).
Editorial El Comercio

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Ayer, horas antes de que se admitiese a trámite la contra el presidente Vizcarra, el también aprobó –por segunda vez en lo que va del año– que los afiliados a las AFP de sus fondos de . Como recordamos, en abril el Parlamento votó para que los aportantes pudiesen disponer de hasta de pensiones, siempre y cuando este monto no superase las 3 UIT (S/12.900); una iniciativa que el Ejecutivo no observó, a pesar de que aireó .

Ahora, la normativa aprobada permite –en acotado resumen– que i) los afiliados que hasta el 31 de octubre no hayan registrado aportes en sus cuentas durante los últimos 12 meses puedan retirar hasta 4 UIT (S/17.200), de manera gradual, con excepción de “quienes califiquen para acceder al Régimen de Jubilación Anticipada por Desempleo”; que ii) quienes no hayan registrado aportes en octubre de este año y no apliquen a la opción anterior puedan retirar hasta 1 UIT; y que iii) quienes –estén aportando o no– sufran alguna enfermedad oncológica diagnosticada puedan retirar hasta 4 UIT de una sola armada.

Como dijimos antes, la norma –que, según sus promotores, busca apoyar “al pueblo”– en realidad solo aplica para esa minoría que, en nuestro país, se encuentra afiliada a una AFP. Para la gran masa de trabajadores que se mueven en la informalidad, esta es irrelevante. Por otro lado, permitir que se vayan retirando los ahorros de los aportantes por partes (un porcentaje ayer, otro más hoy… y quién sabe qué aprobarán mañana) desvirtúa completamente la lógica de un fondo previsional, que justamente está ideado para sostener una vida tras la jubilación.

A pesar de lo anterior, es saludable que, por lo menos, la representación nacional no haya optado por la fórmula para que los afiliados pudiesen retirar hasta el 100% de sus fondos, ni la propuesta para transferir el saldo de la cuenta individual hacia el fondo 0. Sin embargo, ahora que entramos en campaña electoral, es probable que insensateces de este tipo empiecen a caer con más frecuencia.