(Ilustración: Giovanni Tazza)
(Ilustración: Giovanni Tazza)
Hace 100 años

Informan desde Nueva York que el estado de Caruso es gravísimo. Los médicos han seguido aplicándole oxígeno y hacen todos los esfuerzos para salvarle la vida. Parientes, amigos, colegas permanecen a la cabecera de la cama del enfermo. Un boletín de último momento dice que Caruso experimenta levísima mejoría. Durante los últimos 15 días ha venido sufriendo una gradual depresión física a consecuencia de la afección que le comprometió la pleura. Cuando el padre Molinelli le administró los últimos auxilios espirituales, Caruso estaba todavía consciente y reconoció al sacerdote.

H.L.M.


TAGS RELACIONADOS