(Ilustración: Giovanni Tazza)
(Ilustración: Giovanni Tazza)
Hace 100 años

Desde Londres informan que los funerales brindados por las fuerzas aliadas al aviador alemán barón Manfred von Rich-thofen se realizaron en una pequeña aldea cerca de Sailly-le Sao. La ceremonia fue imponente y digna de lo que era: un héroe. Un capellán ofició en el sepelio. Sobre su tumba se depositó una corona de flores con una inscripción que decía: “Al valeroso y digno enemigo”. Una escuadrilla de aviones ingleses volaba en círculo, a poca altura, alrededor de la tumba. El Barón Rojo cayó de 150 pies de altura.

H.L.M.