(Ilustración: Giovanni Tazza)
(Ilustración: Giovanni Tazza)
Hace 100 años

En la mañana de hoy, el aviador Juan Leguía, acompañado del piloto Simons, se elevó en un avión Bristol, de fabricación británica, y dejó la base de Ancón con destino al campo de Maranga. Todo indica que la máquina sufrió un desperfecto y cayó en un potrero en el fundo “Copacabana”, en Infantas. Afortunadamente, los dos aviadores fueron extraídos debajo de los restos del aparato sin que hubieran experimentado lesiones de consideración. El hermoso aparato Bristol ha quedado absolutamente destrozado e inservible. Obreros de Infantas auxiliaron a los accidentados.

H.L.M.