El Habla Culta

Martha Hildebrandt

La interjección católica amén viene, en última instancia, del hebreo āmēn ‘verdaderamente’, a través del griego y latín tardío. Con esta voz se forma la locución verbal coloquial llevarle (a alguien) el amén, que según el oficial Diccionario de americanismos (2010) se documenta en el Perú y Chile con el sentido de “manifestar una persona consentimiento o aprobación a cuanto dice otra”. Véase este titular de la página web del diario limeño La Primera: “[El cardenal] Cipriani le lleva el amén al ministro Rey” (5/10/2009).

TAGS RELACIONADOS