“Liderar una buena gestión sigue siendo su principal pendiente [por Martín Vizcarra]: el Gabinete no lo acompañó este 2019 a la velocidad necesaria”. (Foto: Difusión)
“Liderar una buena gestión sigue siendo su principal pendiente [por Martín Vizcarra]: el Gabinete no lo acompañó este 2019 a la velocidad necesaria”. (Foto: Difusión)
Pedro Tenorio

Analista político

La primera paradoja salta a la vista: pretender un balance político del 2019 en medio del mayor desbalance de poderes. Hoy no existe Congreso (la Comisión Permanente es, en los hechos, intrascendente), pero el Ejecutivo, que define todo vía decretos de urgencia y carece de una oposición política capaz de ponerlo en aprietos, está lejos de vivir su mejor momento. Mientras esto ocurre, veamos cómo cierran el año algunos personajes claves de nuestro quehacer público:

Martín Vizcarra. El carro alegórico de la lucha anticorrupción sobre el que se desplazaba cómodamente comenzó a ‘cascabelear’. Acusaciones y sospechas tocan a personajes cercanos (, ), por lo que le urge conseguir otro vehículo para desplazarse. Liderar una buena gestión sigue siendo su principal pendiente: el Gabinete no lo acompañó este 2019 a la velocidad necesaria. Por lo tanto, requerirá ajustes de cara a los próximos meses, dado que regiones y conflictos sociales calentarán el ambiente con miras a la gran elección del 2021.

Keiko Fujimori. Libre de la prisión, pero presa de sus mayores temores: volver a la cárcel “preventivamente” y perder mayor influencia política de la que dilapidó durante este año. Fuerza Popular en la elección de enero, pero su principal problema será qué hacer con una bancada que será confrontacional al Gobierno, mientras persiste la incertidumbre acerca del liderazgo naranja en el mediano plazo (¿insistir con Keiko o pactar con Alberto y, por ende, asimilar el retorno de Kenji?). La cosa está ‘yuca’.

Julio Guzmán. El 2019 lo despintó en el terreno de la intención de voto y en los grandes medios, pero le permitió construir un partido a nivel nacional que hoy controla y con el que buscará evitar el escenario que lo sacó de carrera en el 2016. Convertirse en un candidato afín al espíritu de estos tiempos (luego de un calculado silencio) será un desafío para el ‘morado’ tras el ingreso de Salvador del Solar a la carrera rumbo al 2021.

Salvador del Solar. Aprobó el cásting como ‘presidenciable’ luego de la disolución del Parlamento, lo que lo convierte –para lo bueno y lo malo– en heredero natural de Martín Vizcarra. ¿Será su mejor carta de presentación mirando al 2021? Difícil. Del Solar cierra el año como un aspirante con expectativas (), pero habrá que ver qué plataforma –y alianzas– construye con miras a lo que será un esfuerzo político mayor.

Verónika Mendoza. Fracasó en la tarea de unificar una izquierda moderna, de discurso y objetivos renovados. Escogió los peores aliados y mostró debilidades como líder. Resurgir será muy complicado.