" Un informe preparado por el Instituto Peruano de Economía (IPE) y publicado en este Diario registra 103 proyectos de ley en materia económica presentados en las últimas siete semanas".
" Un informe preparado por el Instituto Peruano de Economía (IPE) y publicado en este Diario registra 103 proyectos de ley en materia económica presentados en las últimas siete semanas".
Pedro Tenorio

Analista político

Tal como anticipamos en esta columna a fines de marzo, el ha decidido adelantar la campaña electoral del próximo año legislando sobre temas de política económica y crecimiento. Asuntos que debería capitanear el Ejecutivo en coordinación –claro está– con el Parlamento, pero donde este ha optado por seguir su propio camino sin mayor reflexión ni análisis de fondo. El objetivo: cosechar aplausos. No importa si a mediano o largo plazo los resultados no son los más óptimos. Lo que importa es ganar votos de aquí al 2021.

Por eso es una pésima noticia que el no haya observado la ley que faculta el retiro de hasta un 25% de los fondos de las . Anunció que estaba en contra, aseveró que era una norma nociva para el futuro de los afiliados y la economía del país, pero al momento de poner en blanco y negro sus objeciones, reculó silenciosamente. Aguardó a que expirara el plazo y... mutis.

En consecuencia, el Congreso promulgó la norma y ahora –¡agárrense!– va por mucho más. ¿Exagero? Para nada. Un informe preparado por el Instituto Peruano de Economía (IPE) y publicado en este Diario registra 103 proyectos de ley en materia económica presentados en las últimas siete semanas. Todos orientados a socavar la seguridad jurídica que derivan de contratos, servicios privados y concesiones. “Esa es la voz del pueblo”, insisten. Y quien oponga argumentos no es más que un lacayo de la Confiep.

Tal es el nivel del debate. Por eso era clave que el Ejecutivo sustentase sus razones y diera la batalla, pero prefirió abandonar el barco. ¿Teme acaso el presidente Martín Vizcarra figurar como el “villano” que observó la ley de marras? Si realmente se trata de un gravísimo error, como sostuvo hasta la víspera en su acostumbrada presentación desde Palacio, debió insistir sobre este tema a fin de evitar un descalabro mayor. En cambio, ahora plantea una “comisión multisectorial” para la reforma integral del sistema de pensiones. ¿Habrá que reformar? Por supuesto, es urgente. Sin embargo, tal como viene diseñada esa “comisión” parece otro engaña muchachos.

Todavía no tenemos una idea cabal de cuánto costará al país sobrellevar la pandemia. La prioridad la tienen las personas y por eso está muy bien que el Ejecutivo destine todos los millones que sean necesarios para encarar el porvenir, que será durísimo. Sin embargo, todo tendrá un costo y el Perú deberá afrontarlo desde una economía sana y competitiva, si no, habremos tirado todo por la borda.