Hazte la víctima, Nadine, por Fernando Vivas
Hazte la víctima, Nadine, por Fernando Vivas
Fernando Vivas

Columnistas, cronista y redactor

fvivas@comercio.com.pe

Cuatro consejos de un conejo confianzudo para los punteros de las encuestas y de las agendas. Mi propósito es ayudar a todos a que encaren sus angustias de la forma más práctica y pasemos a debatir temas nacionales, que ya estuvo bueno este quilombo de acusaciones. De las culpas de verdad que se encargue la justicia y que nuestras unidades de investigación hagan serenamente sus pesquisas. 

Para : Hazte la víctima. Te ligó esa táctica cuando protagonizaste el acto de la mujer ofendida por la Comisión MBL y su presidenta Marisol Pérez Tello. Lograste difundir la idea de que la política es un campo de batalla donde la oposición no para en mientes con tal de hundir al oficialismo. Ahora se sobreentiende que un topo te robó papeles, te regló en tu propia casa, le dio todo al esquinado Álvaro Gutiérrez y este se lo pasó a la prensa y a la procuradora Julia Príncipe. No debiste concentrarte en la táctica de negar la autenticidad de las agendas, cuando peritajes y pesquisas con otras fuentes confirmarán su veracidad. El estrés de negar lo evidente te hará emocionalmente añicos. Te conviene retomar la táctica de la victimización.

Para : Aunque no hay pena por haber estudiado con dinero fruto del presunto desbalance patrimonial de tu padre, asume tú también esa presunción. Di que compartes la natural sospecha de que tu padre –que al fin y al cabo ya está pagando sus culpas por otros delitos mayores– costeó tu educación y la de tus hermanos con plata que no puede ser sustentada del todo; y que esas ventajas de las que te beneficiaste te comprometen a trabajar más por el país. Hay un electorado más grande que el que te apoya y que de ninguna manera transará con la naranja mientras no vea la diferencia entre la primera y la segunda generación Fujimori.

Para : ¿Por qué diablos dijiste que ibas a devolver tu pasaporte gringo? Nunca debiste decirlo. Diste a entender que tenerlo era algo ruin y fortaleciste esa imagen de gringo negado y culposo, que quiere inventarse un perfil peruanazo de toda la vida. ¡Cuántos quisiéramos tener un pasaporte gringo o europeo para no devolverlo nunca! Nuestro patriotismo convive perfectamente con la globalizada ambición de viajar y migrar sin los humillantes controles a los que los peruanos corrientes nos vemos expuestos. Cambia de opinión (no sería la primera vez que lo haces) y di que lo has meditado bien, que lo has conversado con muchos peruanos en tus giras de campaña, y no devolverás nada. Se nota que te hace falta un asesor como Favre y eso se debe a otro miedo que te paraliza: que la asociación con cualquiera que venga de Brasil sea usada para echarte encima las salpicaduras del ‘lavajato’. Pero no hay ninguna evidencia de que Favre esté implicado en ese megaescándalo.

Para : Está bien que digas que te has reunido con muchos empresarios y lobbistas, porque ello era parte de tu política pro inversión, pero esas citas no son tu principal blanco de críticas, Alan. Son los ‘narcoindultos’ y no basta que digas que todos fueron legales porque así de amplia es la facultad presidencial de perdonavidas y ‘conmutapenas’. Puedes decir que tu partido es grande y glorioso, pero que tiene muchas manzanas podridas que coparon parte de tu gobierno. Admite en voz alta –y con humildad– la vox pópuli y da un indicio de cómo prevendrías la vuelta de los mismos males.