"Pedro y Keiko, ¿cómo pueden dormir sabiendo que cada día a su paso han provocado contagios y eventuales muertes por realizar actividades perfectamente prescindibles?" (Fotos:  Perú Libre / Hugo Pérez / Archivo)
"Pedro y Keiko, ¿cómo pueden dormir sabiendo que cada día a su paso han provocado contagios y eventuales muertes por realizar actividades perfectamente prescindibles?" (Fotos: Perú Libre / Hugo Pérez / Archivo)
Fernando Vivas

Columnista, cronista y redactor

fvivas@comercio.com.pe

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Se discute y se reclama un pacto, y eso me parece estupendo. Quizá para algunos sea un intento de arrinconar a , cuyo bando es el que levantó dudas sobre la continuidad democrática del Congreso y del TC; pero también es una mano extendida que se le tiende y él puede usar a su favor. Qué venga, pues, un pacto en defensa de la vida y de la democracia en el que y Castillo pongan su firma y su corazón.

Ojo que puse la vida por delante de la democracia, porque ese es el dilema al que la pandemia nos ha llevado. No solo la dicotomía ‘salud o economía’ debe seguir instalada en el debate nacional. También hay que discutir, someramente, pues no hay mucha vuelta ni tiempo que darle, la dicotomía ‘salud o democracia’, y preguntarnos si ante la gravedad de la segunda ola se deben restringir las actividades de campaña.

Estoy de acuerdo con haber mantenido las fechas de las dos vueltas, pues la debilidad del Gobierno clama por que se respeten la sucesión constitucional y sus plazos. Además, la ONPE tomó suficientes cuidados el día de votación (salvo su craso error, que será corregido en la segunda vuelta, de recomendar a los adultos mayores que fueran a votar a primera hora). Pero permitir que los candidatos aglomeren gente sin restricciones en su campaña, ¡es un horror!

Pedro y Keiko, ¿cómo pueden dormir sabiendo que cada día a su paso han provocado contagios y eventuales muertes por realizar actividades perfectamente prescindibles? La campaña se puede llevar a través de medios y redes, limitando el proselitismo de las giras a caravanas y caminatas al aire libre donde no se arremoline la gente.

El daño que hacen los candidatos a la lucha contra el no solo está en las pequeñas pero varias aglomeraciones infecciosas que provocan; sino en que dan un tremendo mal ejemplo de relajo e irresponsabilidad ante la pandemia. Por eso, como me lo planteó Max Hernández, secretario ejecutivo del Acuerdo Nacional, en una entrevista: no se puede hablar de ningún compromiso democrático sin antes hablar de la pandemia.

Veo tuits y mensajes de ambos candidatos jactándose del público que los oye en mítines supuestamente espontáneos. No importa si los convocaron o la gente se les acercó cuando los vio; ¡demuestren que la pandemia les importa! Si son pro vida, como ambos han delatado serlo, amen a los nacidos en el esplendor de nuestra adultez. Si el ministro de Salud no los ha buscado, búsquenlo ustedes y ofrézcanse a colaborar con campañas preventivas. Que Keiko recupere los cuidados que tuvo en la primera vuelta y hoy ha tirado por la borda. Que Castillo, que es profesor, se haga un tutorial para usar mascarillas. Gánense el voto siendo responsables.