"Lo común es, más bien, que el tiempo les muestre que el Perú no es España, Estados Unidos o Chile, con años de atraso".  (Foto: Lino Chipana/GEC)
"Lo común es, más bien, que el tiempo les muestre que el Perú no es España, Estados Unidos o Chile, con años de atraso". (Foto: Lino Chipana/GEC)
Rolando Arellano C.

Doctor en Administración de Empresas

El cierre de tiendas Paris en el Perú llamó la atención por ser la primera gran empresa que cierra aquí en momentos del . Por eso resulta importante analizar su caso para ayudar a evitar a que a otras les ocurra lo mismo. Veamos.

¿Cerró por la pandemia? Sin duda la cuarentena afectó a Paris, pues paralizó la venta de ropa y conexos, productos centrales de las tiendas por departamentos. Pero tres meses no debían ser fatales para una empresa con grandes espaldas financieras, como esta del grupo Paulmann. ¿Fue entonces porque le faltaba ‘expertise’ en el negocio? No, pues es una cadena antigua y fuerte en Chile. ¿Será que llegó muy tarde al país? No, ya que el mercado sin atender aquí es muy amplio aún.

PARA SUSCRIPTORES: Adiós, Paris: ¿Por qué Cencosud cerró su operación en el Perú y quiénes se beneficiarían por su salida?


Pareciera más bien que Paris cometió un error frecuente en empresas extranjeras que llegan al Perú: pensar que lo que resultó bien en sus países funcionará igual en nuestro mercado. Creer, a veces con arrogancia, que si pudieron contentar a personas de países más avanzados, supuestamente más exigentes, aquí les sería más fácil hacerlo.

Lo común es, más bien, que el tiempo les muestre que el Perú no es España, Estados Unidos o Chile, con años de atraso, sino que es un escenario con características y complejidad distintas. Lo usual es también que, luego de perder valiosos años en vueltas y retrocesos, terminen aceptando que necesitan adaptarse y recurrir al saber local para crecer.

Entre muchos otros le ocurrió a Telefónica, que demoró en entender que debía amoldarse al país, y también a Ripley, hasta empezar un positivo proceso de ‘peruanizacion’, en el que continúa. Falabella más bien pudo comprar la experiencia de Sears que llegó en los sesenta y que pasó luego a SAGA (Sociedad Andina de Grandes Almacenes), lazo tan importante que hasta hoy aquí la siguen conociendo con el nombre andino. Por cierto, en el camino quedaron varios otros, de países diversos.

Pero no se crea que desconocer que los mercados peruanos son distintos, es exclusivo de empresas extranjeras. Con frecuencia gerentes peruanos creen que un ‘copy-paste’ de lo desarrollado fuera les garantiza el éxito. Por ello con frecuencia fracasan estrepitosamente o, peor, terminan con un mercado pequeño, dejando de atender a los millones de peruanos de las mayorías.

En fin, la pandemia que vivimos pondrá en riesgo a muchas empresas, pero no debemos echarle la culpa de todo lo que ocurre. A veces, los problemas son más profundos y solo se notan cuando algo mayor, como la cuarentena y el paro generalizado, los ponen en evidencia. En el caso de Paris el pareciera no ser la causa, sino probablemente solo la estocada final a una situación complicada desde antes. Que tengan una buena semana.

TAGS RELACIONADOS