PPK y Keiko: el pacto sigue intacto, por Fernando Vivas
PPK y Keiko: el pacto sigue intacto, por Fernando Vivas
Fernando Vivas

Columnistas, cronista y redactor

fvivas@comercio.com.pe

No solo está intacto, el pacto se ha fortalecido. El inédito octavo mandamiento de PPK es: ‘No toquen a Keiko’. Lo aplica a sí mismo y lo comparte con Fernando Zavala que es  su único operador que ha hecho públicas las reuniones con Fuerza Popular en busca de confianza para el gabinete  y para sus iniciativas legislativas. (Para los congresistas no valen los mandamientos como lo valen para los ministros. A PPK más le preocupa chocar con los 72 ajenos que alentar a sus indisciplinados 18).

Ni pacto ni 8vo mandamiento están escritos porque nuestro temperamento es aún muy antipolítico como para tolerar, sin escándalo, que los líderes concilien ante nuestros ojos. Preferimos intuir que se aconchaban a nuestras espaldas, como si practicaran una opción sexual prohibida. Aún estamos marcados por el enfrentamiento del humalismo con los apristas, como lo están algunos parlamentarios fujimoristas –Héctor Becerril, Daniel Salaverry, Carlos Tubino– que parecen desfasarse de las exigencias de este pacto cuyo deadline coincide con el bicentenario. Pero no descalifiquemos del todo a esas cabezas calientes: aportan la cuota de show y resistencia necesaria para que las negociaciones germinen.

El pacto, además, se fortalece porque los primeros escándalos de corrupción del gobierno, nivelan la cancha competitiva. Cada vez está más claro que el ppkausismo es una fuerza como otras, nacida entre conciliábulos y cálculos subalternos, para dar todo de sí en un solo quinquenio , redimiéndose en el intento. Entre los reputados ‘fundraisers’ ppkausas y los presuntos lavadores fujimoristas, no habría un abismo de por medio.

Miren como hemos cambiado la lógica: Alan dijo que podía decidir quien  no era presidente en el 2011 y Ollanta-Nadine hicieron todo lo posible por  arruinar el futuro de sus enemigos. Hoy, PPK le dice a Keiko, en todos sus gestos y silencios, que no hará nada contra su proyecto al 2021. Que ella gane o pierda será obra propia o de terceros, no de PPK ni de su gobierno.

De ahí, que ante el merecido bullying a FP por forzar cargos en el BCR, el presidente y el primer ministro se han limitado a lanzar sutiles admoniciones a favor del peso de la técnica sobre la política. Reflexiones que, más que críticas, Keiko bien puede tomar como consejos. Este gobierno está cambiando la lógica del  enfrentamiento político excluyente por la convivencia con marco técnico. Fuerza Popular ha decidido participar de esa lógica y tiene que practicarla.

Sino, entre las debilidades y corruptelas del ppkausismo que no atina a limpiarse de sus gorgojos y las metidas de pata fujimoristas al orquestar repartijas congresales; el terreno será abonado para un tercero. Aún no lo divisamos.