“Para salvarse (hasta el 28 de julio del próximo año, por lo menos), el presidente Vizcarra tendría que ejercer lo que podríamos denominar la defensa del mimo. Esto es, dejar de hablar y comenzar a hacer gestos”. (Ilustración: Víctor Aguilar Rúa).
“Para salvarse (hasta el 28 de julio del próximo año, por lo menos), el presidente Vizcarra tendría que ejercer lo que podríamos denominar la defensa del mimo. Esto es, dejar de hablar y comenzar a hacer gestos”. (Ilustración: Víctor Aguilar Rúa).
Mario Ghibellini

Periodista