Natalia en acción el día de la final. (Foto: Cortesía familia Cuglievan)
Natalia en acción el día de la final. (Foto: Cortesía familia Cuglievan)
Christian Cruz Valdivia

Las aguas del artificial lago Putrajaya mojan el tobillo derecho de . Ese tobillo que la tuvo 15 días en incertidumbre pudo aguantar la jornada decisiva para regalarle al Perú un nuevo éxito internacional. Así, apenas tres semanas después de coronarse como campeona en los Juegos Panamericanos Lima 2019, Nati celebró ayer la medalla de plata en el Mundial de Esquí Acuático en la modalidad de figuras que se realizó en Malasia.


Ella es una artista en su esquí y sus giros envuelven todo su talento, pero una torcedura de tobillo apenas llegó al país asiático hizo peligrar su participación. Todos recordamos a Natalia festejando la medalla de oro de Lima 2019 en el lago de Bujama la noche del 29 de julio, pero dentro de la euforia declaró que el tiempo era corto para las celebraciones ya que tenía el Mundial encima. Viajó un día después de su victoria. Ese profesionalismo ha hecho que esté en recuperación 15 días y que llegue con lo justo a la competencia.

El viento era un factor que le jugaba en contra. Los primeros días de la competencia las condiciones eran ventosas, y eso le jugaba en contra a la peruana. Sin embargo, el día domingo la situación cambió y no corrió el viento, por lo que pudo realizar su performance sin tanto riesgo, aunque la lesión persistía.

Natalia en acción. (Foto: Cortesía familia Cuglievan)
Natalia en acción. (Foto: Cortesía familia Cuglievan)

—Competitiva—
Ayer, en el lago Putrajaya, construido en el 2010 para controlar el impacto del calor en la ciudad administrativa de Malasia, la peruana volvió a demostrar que está entre las mejores del mundo. Con un puntaje de 9.570, subió al segundo escalón del podio solo superada por los 10.530 de la estadounidense Anna Gay, la número 2 del ránking mundial (Nati ocupa el puesto 8).

El esfuerzo tiene recompensa. “Cuando el trabajo duro vale la pena”, publicó la Federación Internacional de Esquí Acuático con un video donde se ve a Natalia recibiendo las felicitaciones de todas sus compañeras y donde se le ve a ella incrédula por el resultado, ya que llegaba con la lesión a cuestas.

La reacción de Natalia Cuglievan después de ganar la medalla de plata. (Captura y video: @iwwfed)

“Es algo sin precedentes”, nos dice don Juan Carlos Cuglievan, padre de las deportistas, quien acompañó a sus hijas hasta Malasia. El nivel de las profesionales es mucho mayor y Natalia estuvo a la altura.
La peruana se volvió a enfrentar a las rivales que venció en Lima 2019 y las volvió a superar. La estadounidense Erika Lang, número 1 del ránking, terminó en el puesto 12, y la canadiense Louise Rini en la casilla 4.

Natalia Cuglievan junto a sus entrenadores. (Foto: Cortesía familia Cuglievan)
Natalia Cuglievan junto a sus entrenadores. (Foto: Cortesía familia Cuglievan)

—Gran regreso—
Natalia pudo volver a compartir una competencia junto a su hermana mayor. Delfina, quien fue campeona mundial Sub 21 en el 2011, reapareció luego de cuatro años gracias a que la Federación de Esquí aceptó su participación, y se hizo presente en la modalidad de slalom.
Dedicada a su trabajo en la ONU en Ginebra, Delfina mantiene el gran nivel en la sangre y se ubicó en el puesto 10 de su modalidad.

Así, el esquí peruano sigue logrando grandes triunfos para el país. El apellido Cuglievan está muy ligado a eso, y son artífices directos de estas alegrías.