Esta es la historia del abanderado de Argentina en los Juegos Parapanamericanos Lima 2019 que empiezan el viernes en la capital peruana. (Foto: @gustifernandez4)
Esta es la historia del abanderado de Argentina en los Juegos Parapanamericanos Lima 2019 que empiezan el viernes en la capital peruana. (Foto: @gustifernandez4)
Christian Cruz Valdivia

Nada como ir juntos a la par y caminos desandar
El honor no lo perdí… es el héroe que hay en mí
Nada como ir juntos a la par

En la muñeca derecha de Gustavo Fernández se lee “Juntos a la Par”. Un tatuaje del título de la canción de Pappo que es la cadena que une a su familia. Todos los tienen. “Esa frase me parece que está muy buena”, cuenta y lo dice porque en su vida los viajes son continuos y pese a la distancia, siempre se sienten juntos, juntos a la par.

Y van juntos a la par porque “a pesar de que están lejos, están juntos de alma”. Por eso las milanesas de Río Tercero son el potaje que más disfrutan. Y claro, los prepara su abuela Ana María. Tras el éxito, Gusty solo quiere festejar con ese tradicional bocado y junto a su familia.

Así es Gustavo, paratenista profesional, número uno del ránking adaptado, ganador de 5 Grand Slam de manera individual y abanderado de Argentina en los Juegos Parapanamericanos Lima 2019. Un astro con todas las luces que solo busca lucir su brillo en los campos de juego. Fuera de ellos, es Gusty, un joven de 25 años que conoce el mundo pero que disfruta de su casa.

Una tarde de juego entre papá-hijo le cambió la forma de vivir. El divertido salto de la silla al piso lo hizo terminar en un hospital. Un infarto medular (rotura de vena en la columna vertebral) apenas al año y medio de edad le quitó la movilidad de las piernas pero le entregó la fortaleza en la mente y corazón. "Mis padres me dijeron que mi imaginación volara", y a los 6 años empezó a jugar tenis adaptado. También probó con básquet en menores - su padre jugó a ese deporte y es entrenador y su hermano actualmente juega en Italia-, pero vio en el deporte de la raqueta un futuro profesional.

- Vida de éxito-
Ha ganado (casi) todo. Lleva 5 Grand Slam -y ha perdido otras seis finales- y de ganar el US Open en setiembre próximo habrá conseguido ganar los cuatro majors de manera consecutiva. En julio pasado triunfó en Wimbledon, campo donde ningún argentino ha podido levantar un título. Él es el primero.

Pero para Gustavo los resultados siempre será una consecuencia. Claro que quiere ser el mejor, pero su principal victoria "no son los resultados, si no las cosas personales. Vivo con pasión", como asegura.

Ganador de Wimbledon. (Foto: Twitter)
Ganador de Wimbledon. (Foto: Twitter)

Y ese sentimiento personal lo lleva a Río Tercero. Tras ganar Wimbledon regresó a Córdoba luego de cinco meses y durante los actos de reconocimiento, él ya quería estar en casa de su abuela comiendo las milanesas que tanto le gustan en la ciudad nombrada como "La Capital Nacional del Deporte de Argentina". Si tenía que nacer en un lugar, era Río Tercero el lugar indicado. “Mis vacaciones son en mi casa”, jura.

A los 11 años empezó a practicar el tenis más seguido y a los 14 empezó su camino ya como profesional. Hoy, con 25 años es un símbolo del deporte en el mundo.

Ya ha ganado medallas en los Juegos Parapanamericanos: oro en dobles en Guadalajara y oro en singles y dobles en Toronto. Fue abanderado en los Paralímpicos de Río 2016. Ahora lo veremos en el Lawn Tennis de la Exposición mostrando su talento y su fortaleza. En esa silla de ruedas no hay un deportista discapacitado, hay una persona que ha sido capaz de hacer todo lo que se ha propuesto.