Parapanamericanos: Guillén ganó medalla de oro para Perú, pero fue descalificado minutos después. (Foto: Violeta Ayasta)
Parapanamericanos: Guillén ganó medalla de oro para Perú, pero fue descalificado minutos después. (Foto: Violeta Ayasta)
Pedro Canelo

A le dicen ‘La Máquina’. Sus compañeros de entrenamiento en Huancayo dicen que desde que empezó a correr nunca se detuvo. Con la ilusión de subir a todos los podios posibles exhibe su carrera veloz para dejar atrás cualquier adversidad. Y siempre gana. Ayer, este impresionante paraatleta peruano se llevó la medalla de oro en los 1.500 metros categoría T11/13 (personas con discapacidad visual severa). El primer festejo dorado del Perú en estos Juegos fue la revancha más feliz. La justicia, esta vez, sí fue divina.

Hace menos de una semana, Guillén ocupó el primer lugar en la competencia de 5.000 metros, sin embargo fue descalificado por soltar la sujeción que lo unía a su guía, Río Ferdinand Cereceda.

Y como si esta historia estuviera escrita como guion cinematográfico, ayer los roles se intercambiaron de manera curiosa (y emotiva). Guillén fue segundo anoche en los 1.500 metros, sin embargo se le concedió el oro por la descalificación del ecuatoriano Darwin Castro, quien precisamente se llevó aquel oro en los 5.000 m, cuando Rosbil quedó fuera de competencia.

“Me quedé sin visión hace nueve años, pero me sobrepuse. Ahora quiero ser campeón paralímpico, quiero ser el mejor del mundo”, dijo emocionado Guillén luego de enterarse que iba a bañarse de oro en el mismo podio de la Videna que lo esperaba desde hace unos días.

—Preparación intensa—

Apenas comenzó con sus terapias, Rosbil pidió tener oportunidad para practicar deportes. Era bueno en el fútbol 5, aunque su verdadero potencial estaba en la velocidad. Le pidieron elegir una disciplina y decidió irse a Huancayo. Comenzaba a escribirse el preámbulo para estos días de gloria.

El entrenador de Guillén es Sunil Serna, quien también forjó la carrera de Efraín Sotacuro, cuarto lugar en la maratón paralímpica 2016 y bronce en estos Parapanamericanos (1.500 metros categoría T46).

La explosión de una mina informal en Ayacucho hizo que perdiera la visión en el 2010. Después viajó a Lima para estar junto a su hermano y hoy vive en La Incontrastable, donde entrenan los hombres y mujeres más veloces del país.

“Recuperamos una medalla que habíamos perdido”, se emociona Rosbil. Fue uno de los mejores días para el Perú en Lima 2019. Al oro de Guillén se unió el bronce de Rodrigo Santillán, quien con 14 años logró el tercer lugar en la final de los 100 metros espalda de la paranatación categoría S2 (S1). Cuando la felicidad se aleja, a veces decide regresar por partida doble.