La noche del sábado, el vuelco de un bus interprovincial de la empresa Flores dejó ocho muertos y más de 30 heridos a la altura de la quebrada del Toro, en Camaná. El vehículo fue impactado por un tráiler. (Foto: Zenaida Condori)
La noche del sábado, el vuelco de un bus interprovincial de la empresa Flores dejó ocho muertos y más de 30 heridos a la altura de la quebrada del Toro, en Camaná. El vehículo fue impactado por un tráiler. (Foto: Zenaida Condori)
Jorge Falen

La sinuosa quebrada del Toro, ubicada a pocos kilómetros de Camaná (Arequipa), fue el último escenario de las tragedias en carreteras del país, que en lo que va de este año han dejado 717 muertos y 7.318 heridos, según la Policía Nacional. La caída de un bus reportada el sábado en esta vía cobró la vida de ocho personas.

Los choques, descarrilamientos y vuelcos de vehículos han registrado un aumento sostenido en las vías que conectan el país. De enero a la fecha hubo 3.925 siniestros en las carreteras nacionales, cifra considerada la más alta de la última década. Es decir, cada día de este año se reportaron, en promedio, 11 en los que fallecieron dos personas. Según la PNP, pese a que hubo más siniestros este año, las víctimas mortales son menores en comparación al 2018 (850), debido a que se accidentaron menos buses y porque los impactos fueron menos graves.

La mayor cantidad de emergencias se registró en la Panamericana Sur y la carretera de penetración sur. Ambas concentran el 48% de los accidentes.

¿Cuáles han sido las principales causas? El director de la Policía de Carreteras, coronel Jorge Castillo Peláez, señaló a este Diario que ocho de cada diez accidentes son ocasionados por la imprudencia de los conductores, que implica sobrepasar los límites de velocidad o quedarse dormido. El resto obedecen al mal clima o a las pésimas condiciones de las vías (mala señalética o poca iluminación).

“Los conductores adelantan donde no deben, invaden el carril contrario, entran a curvas sin precaución, como pasa en la Carretera Central. Los accidentes más se producen en días de semana que en feriados largos”, explica.

Labor pendiente

Para Luis Quispe Candia, presidente de la ONG Luz Ámbar, existen temas de fondo que aún no han sido abordados y reducirían los accidentes, como una mayor fiscalización del control GPS a los buses o la construcción de terminales principales en ciudades.

“En el transporte de personas, el control GPS muchas veces es burlado por las empresas o los propios operadores. Tampoco tenemos grandes terminales que sean administrados como corresponde en las ciudades, menos en Lima”. Añade que estos terminales permitirían que la fiscalización se realice en un solo lugar y así tener un mayor control de los arribos y salidas.

“En Quito, Bogotá o Santiago, los grandes terminales son administrados como un aeropuerto”, anota.

Castillo dice que la próxima semana se pondrá en marcha un plan de seguridad integral orientado a prevenir accidentes y robos en carreteras, previo a las celebraciones por Navidad y Año Nuevo.

“Estaremos en alerta absoluta durante los feriados cuando la gente viaja de Lima al interior. Se desplegarán 3.950 policías de Carreteras en el país”, dice.

Puntos críticos

En la Panamericana Norte: la mayor cantidad de accidentes se observan en localidades como Barranca, Huarmey, Virú, Guadalupe, Chiclayo y Reque.

En la Panamericana Sur: los accidentes se concentran en Nasca, Arequipa, Camaná, Atico y Yauca.

Síguenos en Twitter como