Según los manifestantes, unas 70 personas han viajado desde Pasco para protestar en la capital. (Entrevista: Luis García / Edición: Ana Monzón - El Comercio)
Luis García Bendezú

“El agua en Pasco mata”. Esa es la consigna de los vecinos del distrito de Simón Bolívar (región Pasco) quienes protestan desde hace una semana en la sede del Ministerio de Salud, en la avenida Salaverry (Lima). Varios se han encadenado. Otros duermen en unas carpas enviadas por personas que se solidarizan con su causa. Casi todos aseguran que no se moverán de ahí hasta que el Gobierno les ofrezca soluciones definitivas a sus reclamos por contaminación por metales pesados en su distrito.

No es la primera vez que los vecinos de Simón Bolívar protestan en la capital. En octubre del 2015, ellos cruzaron a pie la Cordillera de los Andes y llegaron a Lima para denunciar que sus niños están enfermos por la contaminación minera. Esa marcha duró 13 días. Según contó Joel Nieto, vocero de los manifestantes, en esta oportunidad han llegado unas 70 personas a protestar. Entre ellos hay 32 niños y algunos sufren de cáncer. Estos últimos son atendidos en el Instituto Nacional de Salud del Niño, en San Borja.

“La contaminación minera fue provocada por varias empresas y es un problema que se arrastra por décadas. Hay varios exámenes que revelan que el agua que bebemos está contaminada con hasta 14 metales pesados, el Minsa lo sabe”, dijo Nieto a El Comercio. Lo que solicitan es que el Gobierno declare la emergencia sanitaria en la región Pasco y se comprometa a solucionar el problema de la contaminación. Asimismo, piden que se instale un centro de salud especializado en su jurisdicción.

Los vecinos de Simón Bolívar – un distrito de 13 mil habitantes en la sierra central del Perú- son ayudados por simpatizantes. Los alumnos de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, por ejemplo, les han llevado carpas. Asimismo, El Comercio constató que representantes de la Defensoría del Pueblo están en el lugar.

También hay una decena de policías con escudos. De acuerdo a Joel Nieto, la semana pasada se registraron algunas peleas con estos agentes quienes intentaron desalojarlos. Hoy no hubo violencia.

Los vecinos de Simón Bolívar han recibido apoyo de simpatizantes quienes les han llevado carpas y alimentos. También hay representantes de la Defensoría del Pueblo en el lugar. (Foto: Luis García Bendezú / El Comercio)
Los vecinos de Simón Bolívar han recibido apoyo de simpatizantes quienes les han llevado carpas y alimentos. También hay representantes de la Defensoría del Pueblo en el lugar. (Foto: Luis García Bendezú / El Comercio)

-RESPUESTA DEL SECTOR SALUD-
Ayer, a través de un comunicado, el Ministerio de Salud informó que se reunió con los representantes de Pasco en varias oportunidades la semana pasada. En estas sesiones también participaron representantes de otros ministerios y de la Presidencia del Consejo de ministros y de la Defensoría del Pueblo.

En esas reuniones se acordó que el Minsa “emitiría un decreto de emergencia sanitaria”. Además, se propuso un plan de salud integral hacia el 2021 y que se designe el presupuesto para la construcción de un centro especializado en contaminación por metales pesados en Pasco. “Pese a ello, la población ha decidido radicalizar sus medidas”, cuestionó el sector Salud.