Piura, Ayacucho y Apurímac son las regiones que tienen más distritos declarados en emergencia por peligro inminente ante lluvias. Las calles de esta primera región colapsaron tras una intensa lluvia del domingo. (Foto: GEC)
Piura, Ayacucho y Apurímac son las regiones que tienen más distritos declarados en emergencia por peligro inminente ante lluvias. Las calles de esta primera región colapsaron tras una intensa lluvia del domingo. (Foto: GEC)
Enrique Vera

La llegada de una onda cálida a la región Tumbes, hasta la quincena de enero, generaría la caída de intensas lluvias sobre aquella región, de acuerdo con un pronóstico del Comité Multisectorial encargado del Estudio Nacional del Fenómeno El Niño (Enfen). Ese fue uno de los diagnósticos que fueron tomados en cuenta por el (Indeci) para solicitar al Gobierno la declaratoria de emergencia en todo Tumbes.

Los 13 distritos de esta región están incluidos dentro de las 380 jurisdicciones, situadas en 15 departamentos del país, que el sábado último fueron declaradas en emergencia por peligro inminente de lluvias. El general EP (r) Jorge Chávez Cresta, jefe del Indeci, informó a El Comercio que la declaratoria fue hecha sobre la base de estimaciones realizadas por el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi), de la Autoridad Nacional del Agua (ANA) y del Comité Multisectorial encargado del Estudio Nacional del Fenómeno El Niño (Enfen).

Hace dos semanas, 15 distritos de Lima Metropolitana ya habían sido declarados en emergencia también por peligro inminente. Además, por impacto de lluvias y desbordes de ríos, 8 distritos de la provincia de Huancabamba (Piura) y 13 distritos situados en San Martín, Huánuco, Junín, La Libertad y Pasco recibieron la declaratoria a inicios de la semana pasada. En tanto, el Ejecutivo decidió prorrogar el estado de emergencia en la localidad de Naranjos Alto, distrito Cajaruro (Amazonas), desde el 24 de diciembre; y en el distrito de Tacna (Tacna), a partir del 31 de diciembre. Es decir, habrá al menos 418 distritos en el Perú bajo estado de emergencia, durante 60 días, por el periodo de lluvias que ya ha empezado [Ver infografía].

La madrugada de ayer, por ejemplo, las fuertes precipitaciones en Piura dejaron inundados calles y locales públicos del centro de esa ciudad. También colapsaron los drenajes en el distrito de Castilla y la recién remodelada avenida José Aguilar, en el distrito Veintiséis de Octubre, resultó totalmente anegada. Las autoridades informaron que están en evaluación del nivel de daños en ambos sectores como también en Catacaos, Cura Mori, La Arena y Tambo Grande. Todos estos distritos están dentro de la declaratoria de emergencia.

¿Qué implica una declaratoria de emergencia?

El general Chávez Cresta refirió que la medida permite que el Gobierno se involucre ante un desastre y accionar con todos los mecanismos de auxilio. De esa manera, Defensa Civil puede entregar ayuda humanitaria y el Ministerio de Vivienda, a través de su programa Nuestras Ciudades, puede poner en marcha su maquinaria para las rehabilitaciones necesarias.

“Si lloviera en otro sitio que no está declarado en emergencia, inmediatamente efectuaremos la declaratoria pero ya por impacto y no por peligro inminente”, sostuvo. Este podría ser el caso de la provincia de Chupaca (Junín), donde la caída de lluvias torrenciales activaron la quebrada Pacayhuarmi, que produjo un huaico en el distrito de Ahuac. Ello ocasionó la desaparición de algunas personas, y que queden 33 familias afectadas y 19 damnificadas. Ninguno de los distritos de Chupaca estaba entre los 380 sectores declarados en emergencia por peligro inminente.

La declaratoria de emergencia constituye una alerta, además, para que los municipios vayan tomando acciones y puedan utilizar sus partidas presupuestales 068-2019 sobre “Reducción de la Vulnerabilidad y atención de emergencias por desastres”. En febrero de este año, el Gobierno entregó S/265 millones para los gobiernos regionales y S/354 millones para los municipios provinciales y distritales del país. En suma, cada distrito recibió del Estado un promedio de S/100 mil para afrontar desastres naturales.

Sin embargo, la distribución de este gasto parece no haber sido efectiva. Hacia la quincena de diciembre, por ejemplo, las municipalidades de Lima habían ejecutado S/47.2 millones, cifra que equivale solo al 62% de este presupuesto, denominado Pliego 068. La Presidencia del Consejo de Ministros considera que, a estas alturas del año, la ejecución del Pliego 068 debe superar el 90%. Pero solo tres de las 41 comunas cumplen con este requisito: Pachacámac, Lurín y Surquillo. De otro lado, Chosica, Cieneguilla o Puente Piedra, donde usualmente se activan quebradas que causan inundaciones, han ejecutado entre el 50% y 60% del gasto de sus partidas para prevención.

El jefe del Indeci refirió a este Diario que algunos distritos no han sabido realizar la ejecución del gasto, y por ello la institución que encabeza ha estado acompañando, con asesoramiento, capacitación y seguimiento, en el desembolso de las partidas. Acotó que en otras jurisdicciones la emergencia no fue tan grave y por eso efectuaron gastos de S/30 mil en promedio; el resto tuvieron que devolverlo.

“Ahora queremos hacer un trabajo más focalizado para administrar adecuadamente los recursos y atender la emergencia donde verdaderamente se requiera”, dijo Chávez Cresta. En esa línea detalló que se busca emplear los presupuestos de manera puntual y que ya no se entreguen los S/100 mil de manera indiscriminada. “No dispersar los medios cuando sabemos que en un determinado lugar está la gravedad”, puntualizó el funcionario.

El centro de Piura y los distritos de Catacaos, Veinteséis de Octubre y Cura Mori fueron los más afectados luego de la lluvia de tres horas registrada ayer. (Foto: Andina)
El centro de Piura y los distritos de Catacaos, Veinteséis de Octubre y Cura Mori fueron los más afectados luego de la lluvia de tres horas registrada ayer. (Foto: Andina)

De acuerdo con la Ley de Presupuesto del Sector Público las autoridades de jurisdicciones declaradas en estado de emergencia pueden emplear hasta el 10% de su Presupuesto Inicial de Apertura (PIA) si no les alcanza con el Pliego 068. Además, si la zona afectada recibiera canon, puede gastar hasta el 20% de este beneficio así como del sobrecanon u otra regalía minera.

Con respecto al Fondo para Intervenciones ante la Ocurrencia de Desastres Naturales (Fondes), otro mecanismo en caso de emergencias, el jefe del Indeci señaló que este año se realizaron 440 emisiones a gobiernos locales, provinciales y regionales que solicitaron el fondo para labores de prevención (defensas ribereñas, descolmatación de ríos, enrocados, etc.) y rehabilitación.

El seguimiento de la ejecución de obras a partir del Fondes es el Indeci y, según Jorge Chávez Cresta, de 1.200 intervenciones realizadas en tres años, hubo 74 distritos que tuvieron que devolver el fondo que se les entregó por no haberlo utilizado. “Casi nadie se presentaba porque había desconocimiento del fondo; sin embargo, hemos salido para guiarlos”, sostuvo.

La situación es bastante llamativa y alarmante en Piura. Allí, el municipio de Catacaos solo ha gastado el 24% de su Fondes, que asciende a 1′258.455 y la comuna de Cura Mori apenas ejecutó el 8% del suyo, el cual es de 7′106.061. Los dos distritos fueron los que resultaron más afectados por los embates de El Niño Costero, en el 2017, pero los que menos recursos destinaron ahora para obras de prevención. Estos mismos distritos son los que han registrado mayores aniegos luego de la lluvia de más de tres horas que cayó la madrugada de ayer sobre Piura.

Días atrás, a partir de un diagnóstico desarrollado por el Cenepred para este periodo de lluvias, la especialista en sistemas de información geográfica de esta institución, ingeniera Karina Obregón, dijo a El Comercio que todas estas estimaciones apuntan a que los gobiernos regionales, con jurisdicciones en riesgo, organicen debidamente las acciones a desarrollar llegada una emergencia. Todo hace indicar que la preparación en el país ante un desastre por lluvias es todavía muy endeble.