Exhortan a denunciar los hechos de violencia en los Centros de Emergencia Mujer que se encuentran en las dependencias policiales o llamar a la línea 100. (Foto: Ministerio Público del Santa).
Exhortan a denunciar los hechos de violencia en los Centros de Emergencia Mujer que se encuentran en las dependencias policiales o llamar a la línea 100. (Foto: Ministerio Público del Santa).
Laura Urbina

colaboradora de El Comercio en Áncash

lauraurbinasa@gmail.com

El último lunes, la Policía Nacional detuvo a dos sujetos acusados realizar actos contra el pudor en agravio de dos menores, en la provincia del Santa, en Áncash, durante el estado de emergencia a causa del .

En el primer caso, Elvis Danilo Bejarano Ibáñez, de 40 años, fue arrestado por los efectivos de la comisaría San Pedro, en Chimbote, luego de que una niña de 10 años contara que su tío le había realizaba tocamientos indebidos.

La menor confío lo sucedió a unos agentes del orden que se encontraban vigilando el aislamiento social obligatorio. Además, en la cámara Gesell del Ministerio Público reveló que era víctima de su agresor desde que tenía seis años y que la última agresión ocurrió la mañana del 30 de marzo.

Después de las investigaciones, la fiscal de la Tercera Fiscalía Provincial Penal Corporativa del Santa, Johana Mego Saavedra, logró que el Poder Judicial disponga nueve meses de prisión preventiva contra Bejarano Ibáñez por la presunta comisión del delito de actos contra el pudor en la modalidad de tocamientos indebidos a menor de edad.

No obstante, en el distrito de Coishco, Edgar Vilmar Leyva Abanto, de 50 años, fue liberado por el Ministerio Público, a pesar de que una niña de 10 años denunciara que este la ultrajada sexualmente y realizaba tocamientos indebidos.

La pequeña reveló a su madre que su padrastro abusaba sexualmente desde hace un año. En la entrevista que se le hizo en la Cámara Gesell, la víctima afirmó que las agresiones ocurrieron cuatro veces. Además, manifestó que el sujeto la amenazaba de muerte si contaba lo sucedido.

Al respecto, la abogada de la familia, Anny Vallejo Susano, ha pedido que se investigue el caso por los delitos de violación sexual y tocamientos indebidos. Cuestionó que no se ha realizado un adecuado informe médico legista, dado que la denuncia fue calificada por la comisaría de Coishco como actos contra el pudor.

La letrada anunció que quejará a la magistrada adjunta de la Fiscalía Provincia Mixta de Santa, Gloria Herrera Valuis, a cargo del caso, ante la Oficina de Control Interno del Ministerio Público por presuntas irregularidades en las investigaciones. Aunque denunció que esta oficina está cerrada y no se pueden presentar reclamos de la ciudadanía.

Según la denunciante, la fiscal Herrera sustentó que continuará la pesquisa en la sede fiscal por que no hubo elementos suficientes para pedir la prisión preventiva contra el sujeto. Argumentó que la agresión sexual no fue cometida en flagrancia y que no hubo signos de violencia sexual, según el médico legista.

“Esta fiscal debe ser investigada por su conducta. Es una injusticia, las autoridades están para defender a los menores. La fiscal dijo que el denunciado no se escapará por la inmovilización domiciliaria obligatoria. A pesar de que la niña en la cámara Gesell dijo que los tocamientos indebidos fueron el lunes por la mañana, la fiscal optó por liberarlo al sujeto. Además, no ha entregado la entrevista de la cámara Gesell al personal del Departamento de Investigación Criminal de Chimbote para que redacten el informe respectivo”, fustigó Vallejo.

Exhortan a denunciar agresiones sexuales

El coordinador el Programa Aurora del Ministerio de la Mujer de Áncash, Juan Pacheco Barreto, ha lamentado que los menores sigan siendo afectados en su integridad sexual y ha pedido a los padres que tengan especial cuidado de sus hijos.

Pacheco exhortó a denunciar los hechos de violencia en los Centros de Emergencia Mujer que se encuentran en las dependencias policiales o llamar a la línea 100 del Ministerio de la Mujer.

“No debemos callar las agresiones sexuales en agravio de menores ni la violencia contra la mujer. A veces los niños callan porque los tienen amenazados, pero deben tener el apoyo de sus familias para romper la barrera del miedo”, declaró a El Comercio.

El funcionario comentó que debido a las restricciones de desplazamiento se ha formado un grupo itinerante para asistir a las víctimas de violencia y solo ocho Centros de Emergencia Mujer están en funcionamiento en las provincias del Santa, Casma, Huaraz y Yungay.

Durante los últimos 15 días han atendido a 16 casos emblemáticos de violencia severa y en su mayoría las denuncias se registra en las ciudades de Nuevo Chimbote y Casma.

VIDEO RECOMENDADO

Coronavirus en Perú: anuncian nueva restricción para combatir Covid-19

TE PUEDE INTERESAR