El campesino de Áncash que se enfrenta a culpables del deshielo
El campesino de Áncash que se enfrenta a culpables del deshielo

Saúl Luciano Lliuya, de 34 años, nacido y criado en el pueblo de Llupa, en las serranías de , es testigo permanente del deterioro de sus nevados.

Desde la ventana de este agricultor y guía de alta montaña, se observa el Churup, de 5.400 metros, al que recuerda coronado de nieve y que hoy parece un viejo calvo con escasos cabellos blancos. "Es una pena que los glaciares ya no sean los mismos. Estamos perdiendo glaciares por causa del calentamiento global", dice.

Saúl vive con su esposa y sus dos hijos. Se dedica a la agricultura, como sus ancestros. Siembra papa, maíz, quinua, cebada y trigo, así como hierbas aromáticas.

Tanto el Pastoruri como el Churup integran el , reserva declarada patrimonio natural de la Humanidad en 1985. Pese a ser un área protegida, ha perdido el 30% de su superficie nevada en los últimos 40 años, según el gobierno.

Para Saúl, la industria emisora de gases de efecto invernadero es culpable de ello. Con ayuda de la ONG Germanwatch, a cuyos representantes conoció durante la pasada conferencia del clima COP 20 de Lima, resolvió demandar a RWE, número dos alemán de la energía y primer productor de carbón de Europa, y por ello considerado como uno de los mayores responsables del deshielo de los glaciares, que pone en peligro su ciudad.

"Aquí hay un causante y hay que reclamarle. No es justo que nos quedemos callados, el mundo es de todos y no sólo del que contamina", explica Saúl. Según Germanwatch, "que una empresa sea demandada por una persona afectada por el cambio climático es toda una primicia". Un vocero del tribunal que ve el caso indicó el lunes que la demanda contra RWE "fue aceptada".

Riesgo de inundación

El deshielo de los glaciares significa la formación de lagunas y el llenado excesivo de otras antiguas, con el consiguiente riesgo de desbordarse y devastar su pueblo. Una de ellas es Palcacocha, que en 1941 se desbordó, arrasó el valle del Santa y llegó hasta la ciudad de Huaraz, capital de la región Ancash, matando a 5.000 personas.

Desde 1970, el volumen de Palcacocha se ha incrementado 34 veces, convirtiéndola en una amenaza permanente, según un reporte técnico de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) de febrero de 2014. Hoy Huaraz cuenta con 100.000 habitantes. Por eso, Saúl exige a RWE realizar obras que pongan a salvo su ciudad, así como la construcción de un dique.

Riesgo de desaparecer

El jefe del Parque Nacional Huascarán, Ricardo Gómez, manifestó que en los años 1970 había más de 720 km2 de superficie de glaciares en el parque y que hoy quedan 527 km2.

Existe el riesgo de que aquellos pocos que quedan por debajo de los 4.500 metros de altura mueran en los próximos 25 años a este ritmo de desglaciación.

AFP