Redacción EC

CARLOS ZANABRIA

La gran cantidad de agua que se utiliza para irrigar las 10.000 hectáreas de las pampas de Majes en provocaron filtraciones que desde hace una década erosionan el suelo en la zona conocida como El Alto.

La erosión provoca constantes derrumbes que ya obligaron a reubicar una sub estación eléctrica de Seal y amenazan con destruir el canal que conduce agua hacia el sector D de la irrigación y a la zona conocida como Pampa Baja.

Los problemas comenzaron el año 2005 cuando se presentaron los primeros derrumbes, el ingeniero Edgar Luna gerente de Agroindustrial Perú, que tiene a su cargo la planta de enfriamiento de leche del Grupo Gloria, dice que ahora los derrumbes amenazan un tramo de casi un kilómetro de la carretera Panamericana Sur y la planta que él dirige.

En los últimos 9 años aproximadamente 400 metros de tierra se han derrumbado hacia el río Siguas, solo en enero de este año en un día se produjo un derrumbe de 30 metros de tierra que destruyó una vivienda.

Lo más grave de todo es que los derrumbes no se pueden controlar, son el efecto producido por las filtraciones de agua de la irrigación Majes, se estima que varios millones de metros cúbicos de agua están depositados en el subsuelo y que encontraron en el sector de El Alto una zona de desfogue hacia el río Siguas.

En esa zona el cauce del río se estrechó hasta convertirse casi en una garganta que en temporada de lluvias podría represar las aguas y provocar un huayco en el valle de Quilca.

PLANTA EN PELIGRO
La planta de enfriamiento de Leche Gloria fue construida el año 2003 en Majes en un terreno de 7 hectáreas, tiene capacidad para acopiar 850.000 litros diarios. Allí se evapora y se coloca en cisternas que la trasladan a las plantas de Arequipa y Huchipa (Lima), aproximadamente el 50% de la leche que se procesa en Huachipa proviene de la planta de Majes.

La planta acopia lácteos que se recogen de los valles de Arequipa, Moquegua, Tacna, Puno y Cusco, se estima que son 15.000 los ganaderos que le venden leche a Gloria en esta parte del país.

La empresa solicitó al Gobierno Regional de Arequipa la venta de un terreno de 9 hectáreas en Pampa Baja para construir una nueva planta de enfriamiento, el expediente fue presentado en febrero pero hasta ahora no reciben respuesta. Edgar Huerta dice que la construcción de la nueva planta demoraría 2 años

La idea es construir la planta mientras la actual sigue operando, una vez terminada la planta de Majes sería desactivada.

Kely Alvarez representante de los ganaderos en Arequipa solicitó que el pedido de Gloria sea escuchado por las autoridades del Gobierno Regional para agilizar la venta del terreno pues si la planta de Majes deja de operar se afectaría a aproximadamente 100.000 personas dedicadas a la producción lechera en la región.