Tía María: los testimonios de quienes rescataron a policías
Redacción EC

Un fallecido y unos 260 heridos es el saldo que dejaron hasta ahora para la policía los enfrentamientos en torno al proyecto , en .

Las historias son conmovedoras respecto de los casos más graves: el de los suboficiales Alberto Vásquez Durand (fallecido) y Marco Castro Pancorbo, a quien se le tuvo que reconstruir el rostro con 29 tornillos y 10 placas luego de ser apedreado sin piedad.

Ambos policías fueron atacados por una turba de antimineros el pasado 6 de mayo en el sector Villa Lourdes de Mollendo. Allí los suboficiales Vásquez y Castro perdieron al contingente con que estaban y cayeron en manos de los manifestantes.

Una moradora de la zona que acogió malherido al brigadier Vásquez durante sus últimas horas de vida dijo al programa de TV ‘Sin medias tintas’: “Estaba sangrando totalmente. Los que lo habían golpeado llegaron hasta la puerta de mi casa con sus huaracas y palos. Mi hijo salió y les dijo que ya estaba muerto. Solo por eso se retiraron”, refirió.

Un paramédico que atendió al uniformado detalló que su respiración era rápida y a duras penas. “Me daba una gran tristeza. He levantado tantos heridos pero ese día fue el peor”, indicó.

No menos dura fue la situación del suboficial Castro, quien luego de recibir golpes con rocas y cadenas en el rostro, fue enterrado vivo por los mismos pobladores. Un bombero que comentó en su rescate indicó al referido programa: Sentí indignación, son seres humanos. La misma gente nos decía dónde estaba, tenía la cara hecha un charco de sangre. Lo habían enterrado para desaparecerlo”.

Algunos vecinos de Villa Lourdes de Mollendo vieron también como los custodios que resultaron ilesos, salvaron de morir porque permanecerieron agazapados largas horas entres unas chozas de ese sector. Ello, a la espera de que turba se disperse para salir con vida.