Laura Urbina

colaboradora de El Comercio en Áncash

lauraurbinasa@gmail.com

Juan Calderón Altamirano y el periodista Nelson Vásquez Baca salieron hoy del penal de Chimbote, tras vencerse el plazo de 36 meses de prisión preventiva que se les impuso por estar inmersos en la presunta organización criminal que lideraba César Álvarez Aguilar, ex gobernador regional de Áncash.

El Primer Juzgado Penal Nacional de Investigación Preparatoria dispuso la excarcelación para ambos. El ex aliado de Álvarez, Juan Calderón, fue el hombre que denunció el caso más grande de corrupción en Áncash, y hoy a la 1 p.m. fue puesto en libertad. Sus familiares y amigos lo esperaron en el exterior del centro penitenciario y hasta lo cargaron en hombros para festejar su liberación.

El ex candidato al Congreso por las filas de Cuenta Conmigo fue incluido en la investigación por los presuntos delitos de asociación ilícita para delinquir, lavado de activos y peculado.

La Tercera Fiscalía Nacional Especializada contra la Criminalidad Organizada de Lima lo acusa de financiar su campaña electoral al Congreso con dinero de los diezmos provenientes de las obras que ejecutaba el gobierno regional.

A su salida del reclusorio, Calderón manifestó que “en el país no hay justicia”, no obstante, pidió que se investigue y no se mande a la gente a la cárcel. “Estoy prohibido de hablar sobre el tema, pero si el fiscal no ha pedido la prolongación de la prisión preventiva es porque no ha encontrado elementos suficientes para pedir 12 meses más… Así como están las cosas, el caso (La Centralita) terminará de dar la razón a mucha gente que no tuvo nada que ver en esto. Que se investigue, que no manden a la cárcel primero”, declaró a El Comercio.

Las puertas del reclusorio se abrieron también para el comunicador Nelson Vásquez, quien seguirá investigado por el delito de asociación ilícita para delinquir. Él no quiso brindar declaraciones a la prensa y se retiró del lugar acompañado de su esposa y abogado.

Según el Ministerio Público, el periodista y otras personas se encargaba de manejar la información pública en beneficio de la red criminal y atacaban a los detractores de César Álvarez, a cambio de pagos de los diezmos de las obras del gobierno regional.

El juzgado les varió a ambos la prisión preventiva por la comparecencia con restricciones, es decir, seguirán siendo investigados en libertad.

Caso complejo

El caso La Centralita ha sido declarado complejo, pues comprende a 78 personas naturales y a tres personas jurídicas. Entre ellos están César Álvarez, Luis Arroyo, José Carmen Ramos, Hernán Molina, Hugo Mayo, Víctor López Padilla y Modesto Mondragón Becerra. Estos seguirán siendo investigados en prisión por 12 meses más.

El Ministerio Público los sindica de integrar una red criminal que cometió diversos ilícitos, entre el 2007 y 2014, durante la gestión de César Álvarez, quien habría amasado más de S/ 1.414 millones y cobró sobornos por S/ 748 millones.

TAGS RELACIONADOS