Las entradas al Vraem por las zonas de Ccano y Tutumbaro y el puesto de control de Machente han empezado a ser controladas. (Foto: Jorge Quispe)
Las entradas al Vraem por las zonas de Ccano y Tutumbaro y el puesto de control de Machente han empezado a ser controladas. (Foto: Jorge Quispe)
Jorge Quispe Romero

Unos 80 integrantes del Comité de Autodefensa del valle de los ríos Apurímac Ene y Mantaro (Vraem) acudieron al llamado de los vecinos de los distritos de Pichari y Kimbiri, en Cusco, así como de Ayna San Francisco, en Ayacucho, para hacer respetar el acuerdo de la última reunión multisectorial frente al COVID-19: cerrar los cuatro accesos terrestres al Vraem.

Pese a que se tomó esa determinación la semana pasada, vehículos con pasajeros procedentes de la ciudad de Ayacucho seguían ingresando al Vraem sin ningún impedimento y haciendo caso omiso al estado de emergencia sanitaria decretado en el país.

Ante esto, el frente de defensa y representantes de las referidas jurisdicciones acudieron a la central de los comités de autodefensa para que resguarden y controlen el ingreso al Vraem por las vías terrestres, ubicadas en las zonas de Ccano y Tutumbaro y el puesto de control del centro poblado de Machente, en Ayna San Francsico.

El comité de autodefensa conformado por integrantes de los distritos de Pichari, Kimbiri y Ayna San Francisco, castigaron a los conductores de los vehículos que pretendían ingresar forzosamente al Vraem y los hicieron retornar a su zona de origen.

Conductores de vehículos que pretendían ingresar forzosamente al Vraem fueron castigados. (Foto: Jorge Quispe)
Conductores de vehículos que pretendían ingresar forzosamente al Vraem fueron castigados. (Foto: Jorge Quispe)