Investigación contra agentes policiales se realizó desde el 2018. (Foto referencial: El Comercio)
Investigación contra agentes policiales se realizó desde el 2018. (Foto referencial: El Comercio)

Este lunes una operación de la Policía Nacional del Perú (PNP) en conjunto con la Fiscalía de la Nación terminó con la detención de 16 agentes policiales presuntamente implicados en un caso de tráfico ilícito de drogas. Se supo que la investigación inició en el 2018 tras una millonaria incautación de drogas que culminó con la intervención en Cusco, Puno y Moquegua.

El Ministerio del Interior (Mininter) informó que el trabajo de seguimiento se realizó a través de escuchas telefónicas y se contó con evidencias digitales y testimonio de colaboradores. Hasta el momento la operación aún continúa en curso.

En comunicación con El Comercio, el general PNP Max Iglesias, jefe de la Dirandro, indicó que se ha determinado la detención preliminar de los efectivos policiales intervenidos hoy. Se trata de tres oficiales y trece suboficiales de dicha institución. Estos laboraron durante los años 2017 al 2019 en las comisarías de Pillcopata y Salvación en Cusco.

“Todo se inicia en el 2018 con una intervención antidrogas con la Dirección de Maniobras de Mazamari [Junín] en coordinación con la Fiscalía Especializada de Tráfico de Drogas de Andahuaylas. Se decomisó un cuarto de tonelada (250 kilos) de cocaína”, detalló Iglesias. Desde aquel momento se inició una investigación que el día de hoy continuó con la detención en tres localidades diferentes.

También agregó que los efectivos policiales detenidos no son de la Dirandro y trabajan en jurisdicciones con influencia de tráfico ilícito de drogas. En este sentido, el Mininter agregó en un comunicado que los efectivos policiales son acusados de realizar cobro de cupos a traficantes de droga en las mencionadas zonas para que realicen su ilegal actividad criminal.

- Separados -

Este caso ha sido informado a la Inspectoría General de la Policía Nacional por lo que los agentes serán separados de la institución para que afronten el proceso judicial, precisó Iglesias. “Corresponderá a las autoridades del Poder Judicial determinar la posible responsabilidad penal a cada uno de los intervenidos”, dijo, y añadió que estas investigaciones son de largo aliento y pueden durar varios años.

Los tres oficiales fueron capturados en las oficinas de la Macro Región Policial y la Región Policial Cusco; y los trece suboficiales fueron detenidos en las instalaciones de la Macro Región Policial Cusco y comisarías de Cusco, Puno y Moquegua.