El 23 de febrero del año pasado un aluvión destruyó varias casas y dejó 5 personas fallecidas y 10 desaparecidas en Santa Teresa. (Fotos: Melissa Valdivia)
El 23 de febrero del año pasado un aluvión destruyó varias casas y dejó 5 personas fallecidas y 10 desaparecidas en Santa Teresa. (Fotos: Melissa Valdivia)
Melissa Valdivia Romero

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Los esposos Abel Álvarez Cárdenas y Yolanda Huamán Candia estaban listos para retornar a su casa en el centro poblado de Lucmabamba. Cada fin de semana llegaban al distrito de Santa Teresa (La Convención) ubicado en la ceja de selva de para abastecerse de víveres, cuando la tarde del 23 de febrero de hace un año un aluvión los desapareció. Abel y Yolanda nunca más pudieron retornar a su comunidad ni reencontrarse con Danilo y Yajaida, sus hijos de 11 y 12 años.

El paso del aluvión sepultó casas, puentes, cultivos, y vidas. Hasta ahora no existe rastro de los padres de Danilo y Yajaida, ambos niños no han podido ni despedirse de ellos. El rostro de Danilo se viralizó tras un video dirigido al entonces presidente Martín Vizcarra y a sus ministros, suplicando apoyo para continuar con sus estudios y “ser algo en la vida”.

Hasta ahora no existe rastro de los padres de Danilo y Yajaida, ambos niños no han podido ni despedirse de ellos. (Fotos: Melissa Valdivia)
Hasta ahora no existe rastro de los padres de Danilo y Yajaida, ambos niños no han podido ni despedirse de ellos. (Fotos: Melissa Valdivia)

Ambos hermanos lograron reunirse con Martín Vizcarra. El exjefe de Estado les prometió a ambos la construcción de su vivienda en Lucmabamba. Además, se comprometió a ayudarlos en sus estudios.

A un año y tres meses de la tragedia, y en medio de la pandemia por el COVID-19, Yajaida y Danilo miran con nostalgia el río Santa Teresa, ven en ella las huellas del aluvión e imaginan ver emerger a sus padres de ahí. Los menores han continuado su vida en la casa de sus abuelos quienes con apoyo de sus tíos les brindan un hogar.

Nery Álvarez Cárdenas, tía de Danilo, cuenta a El Comercio, que el expresidente Martín Vizcarra llegó a la zona del desastre, conoció a ambos menores, y los invitó a Palacio de Gobierno. Se despidió de los niños dejándoles promesas que nunca fueron cumplidas.

“Nosotros apoyamos como podemos a mis sobrinos. El señor Martín Vizcarra en ese tiempo se comprometió a ayudarlos, pero nada hizo por ellos”, refiere Nery Álvarez.

El siniestro además afectó las vías de comunicación y los servicios básicos de la zona, dejó 300 viviendas destruidas, familias damnificadas, miles de hectáreas de cultivos afectados, 5 fallecidos y hasta 10 desaparecidos, entre ellos, los padres de Danilo y Yajaida.

EL ORIGEN

El aluvión en Santa Teresa, registrado el 23 de febrero del 2020, fue provocado por una avalancha de rocas y hielo provenientes del nevado Salkantay, sobre la laguna Salkantaycocha, como explica el primer informe de inspección en la zona realizado por el ingeniero Óscar Vilca Gómez, especialista en Hidrología y Glaciología del Instituto Nacional en Investigación en Glaciares y Ecosistemas de Montaña (Inaigem)

Se concluye, además, que el fenómeno que originó el aluvión fue una “avalancha mixta” (roca y hielo, con predominio de roca) la misma que provocó el desborde de la laguna Salkantaycocha.

En una reciente inspección técnica, realizada el 9 de octubre del año pasado, Inaigem corroboró que el nivel de agua en la laguna Salkantaycocha estaba considerablemente por debajo de lo registrado en febrero del 2020. En esa línea, la posibilidad de un desborde en esa laguna representaba una amenaza baja con referencia al desborde registrado el año pasado. Sin embargo, recomendaron la intervención de las autoridades para implementar acciones a corto y mediano plazo y evitar repetir la historia.

HISTORIAS QUE SE REPITEN

El 13 de enero 1998 un aluvión arrasó con todas las viviendas en Santa Teresa. El nevado Salkantay desapareció a todo el pueblo de Santa Teresa, la hidroeléctrica de Machu Picchu y los rieles del tren, por lo que fue necesario que el 100% de los sobrevivientes fueron reubicados en un distrito a más de 50 metros más arriba de la zona devastada. La historia se repitió el año pasado después de 22 años.

El Instituto Geológico Minero y Metalúrgico (Ingemmet), a través de un informe técnico desarrollado en el 2015, advertía de los posibles eventos que se registraron en el distrito de Santa Teresa, actualmente es un punto considerado dentro de las 81 zonas críticas con peligros Geológicos en la Región Cusco. Estas zonas están distribuidas en las provincias de La Convención (19), Quispicanchis (17), Canas (7), Urubamba (6), Calca (6), Chumbivilcas (5), Canchis (5), Paucartambo (5), Paruro (4), Anta (3), Cusco (2) y Acomayo (2).

Ingemmet emitió una serie de recomendaciones, entre ellas, realizar trabajos de limpieza y encauzamiento de quebradas y no construir viviendas en las terrazas y llanuras de inundación. Además, exhortó a las autoridades pertinentes a observar de cerca la situación de las localidades asentadas en ambas márgenes de los ríos.

En el documento también se evidencian eventos similares ocurridos en 1998, año en el que todo el poblado de Santa Teresa desapareció. Sin embargo, poco o nada hicieron sus autoridades, y la historia se repitió en menor magnitud, pero con grandes pérdidas.

Este año los distritos de Echarati y Santa Ana (La Convención) fueron los epicentros de las emergencias. En Echarati se produjeron dos huaicos el 09 y 16 de febrero ocurridos tras el incremento del caudal y posterior desborde del río San Lorenzo, eventos que afectaron 6 sectores del distrito y arrasaron con decenas de viviendas. Dejó sin casas, cultivos y sin servicios básicos a diversas familias. Una persona falleció.

Mientras que en Santa Ana otro huaico desde el sector alto de Chaupimayo B arrasó con viviendas, animales cultivos y llegó hasta la zona urbana de Quillabamba dejando 9 personas desaparecidas, cuyos cuerpos inertes fueron recuperados en los siguientes días por bomberos y la PNP. Las inclemencias climáticas están teniendo un fuerte impacto y no dan ni darán tregua alguna.

BOMBAS DE TIEMPO

Uno de los peligros por el cambio climático es el deshielo de los glaciares que permite la aparición de lagunas de manera paulatina, así como el incremento del volumen de sus aguas, y con ello el nivel de peligrosidad, ya que podrían desencadenar aluviones perjudiciales para las poblaciones cercanas. La historia de Santa Teresa podría repetirse en pueblos que están asentados dentro de la Cordillera Vilcanota, exactamente en las provincias de Quispicanchis y Canchis, como advierte un informe de Inaigem.

Nueve de las cordilleras glaciares del país se ubican en el sur, Cusco alberga en su totalidad a tres de ellas: Vilcabamba, Vilcanota y Urubamba

La Cordillera Vilcanota perdió el 48.2 % de su área glaciar en un período de 54 años, ello tiene directa implicancia en la vida, producción pecuaria, agricultura en los sistemas productivos y generación de energía eléctrica. El retroceso del área glaciar en la Cordillera Urubamba llega a un 70%, mientras que en la Cordillera Vilcabamba se perdió hasta el 60% de área glaciar en los últimos 54 años

Los estudios Inaigem indican que producto de este proceso de desglaciación se han ido formando lagunas alrededor de los glaciares. En Cusco se identificaron 13 nuevas lagunas glaciares solo en la Cordillera Vilcanota, dos de ellas están ubicadas en Quispicanchis y Canchis y representan un riesgo extremo y alto respectivamente de ocurrencia de desborde o aluvión debido a su crecimiento significativo en pocos años.

La Laguna Upisqocha se ubica en el distrito de Ocongate (Quispicanchi), de origen glaciar procedente del nevado Ausangate. Según explica Óscar vilca, en el 2018 el área de Upisqocha era de 75 mil m2, pero para agosto del año pasado ascendió a 392 mil m2 y dio pie a la formación de una segunda laguna, la cual en una visita en enero de este año se fusionó con la laguna de origen.

Upisqocha en los últimos 4 años registra, una velocidad acelerada del 73% en su expansión debido a la desglaciación en el nevado Ausangate

Los estudios del especialista Óscar Vilca evidenciaron presencia de hielo flotante en la laguna lo que significa que la dinámica de los frentes glaciares presenta constantes deslizamientos y con potencial amenaza de desprendimiento de taludes

El director de Inaigem en Cusco, Víctor Bustinza Urviola, advierte el riesgo inminente de Upisqocha, la autoridad asevera que la laguna presenta condiciones similares a la laguna de Salkantaycocha y que podrían provocar en un futuro un aluvión parecido a lo ocurrido el año pasado en Santa Teresa

“Tienen glaciares colgantes propensos a deslizamientos y la caída constante de hielo o rocas a la laguna y su crecimiento acelerado indudablemente pueden ocasionar problemas y ocasionar la misma situación que la laguna de Salkantaycocha”, afirmó el director de Inaigem

La laguna Yawarqocha proveniente del glaciar del nevado Ausangate pertenece al distrito de Pitumarca (Canchis) cuya característica principal es su coloración rojiza, en ella según las inspecciones técnicas también se evidenció el crecimiento de su área, sin embargo, su expansión es moderada, Yawarqocha después de Upisqocha, es la segunda laguna que representa riesgo a aluvión.

El área de Yawarqocha fue de 133 mil m2 en el año 2016, la misma alcanzó los 218 mil m2 en el 2020, Oscar Vilca en su informe concluye que la laguna tiene un crecimiento sostenido en cuatro años, sin embargo, ante un proceso de desglaciación de sus nevados, nada está dicho.

Se advierte además la constante actividad erosiva, la presencia de glaciares colgantes con amenaza de deslizamientos, caída de rocas y el cambio en los niveles de espejo de agua, lo que podría provocar, según el director de Inaigem: variaciones en la calidad de agua de las poblaciones asentadas.

“Es posible que haya variaciones en la calidad de agua, como la presencia de acidez, metales pesados como ocurrió en otros lugares donde el retroceso glaciar ha interferido en la contaminación del agua todo de manera natural debido a la desglaciación”, refiere Bustinza

La información y los servicios climáticos, glaciológicos e hidrológicos pueden desempeñar un papel esencial para la detección temprana de posibles peligros, riesgos, y para reducir estos últimos los especialistas Víctor Bustinza y Óscar Vilca de Inaigem hicieron llegar el informe a las autoridades del Centro de Operaciones de Emergencia Regional de Cusco (COER) y de los distritos de Ocongate, Pitumarca y Marcapata para la elaboración de un plan de emergencia ante un posible aluvión

El mundo se ha centrado en el COVID-19, a la par, Upisqocha, Yawarqocha y otras once lagunas dentro de la Cordillera Vilcanota son una bomba de tiempo, mientras pasan los años se van formando más y crece el volumen de las mismas. Ellas representan riesgo de desborde y ocurrencia de aluviones o eventos catastróficos. La historia de Santa Teresa podría repetirse, mientras tanto, los expertos como Oscar Vilca y Víctor Bustinza lo estudian, describen y advierten en sus informes.

VIDEO RECOMENDADO