La primera víctima falleció luego de ser ultimada a balazos por su pareja. En tanto, la segunda fue atacada por un sujeto al interior de su habitación, en Puerto Maldonado (Foto: referencial)
La primera víctima falleció luego de ser ultimada a balazos por su pareja. En tanto, la segunda fue atacada por un sujeto al interior de su habitación, en Puerto Maldonado (Foto: referencial)
Redacción EC

La ola de no cesa al interior del país. Este fin de semana se reportaron dos nuevos que consternaron a la población de Junín y Madre de Dios. Uno de ellos fue perpetrado por un policía en actividad.

El hecho más reciente ocurrió esta madrugada en la provincia de La Merced (Junín). El suboficial Roger Camargo Cano, de 31 años, mató de dos disparos a una joven universitaria y en su huida hirió gravemente a su ex pareja, así como a dos personas más. La cadena de ataques empezó a las 3 de la mañana cuando el hombre irrumpió en el domicilio de Jiromi Rivera Paredes, de 20 años, ubicado en la primera cuadra de la calle Los Pioneros, en el distrito de Chanchamayo.

Horas antes, el agresor había sido liberado de la comisaria del lugar por el fiscal de turno, Iván Osorio Solís, pese a que afrontaba cargos de violencia psicológica y amenazas de muerte hacia la víctima, con quien mantenía una relación sentimental.

Según la madre de la joven, el sujeto aprovechó que la familia dormía e ingresó a su cuarto para dispararle a quemarropa. La víctima falleció cuando era trasladada de emergencia al Hospital de La Merced. Luego del primer asesinato, Camargo se dirigió a la vivienda de su ex pareja Karen Josly Alvarado Rabanal, de 23 años, ubicada en el valle de Perené. Luego de discutir violentamente con ella, también le disparó. La mujer, de ocho meses de gestación, está herida de gravedad.

En su huida de lugar, el policía también atacó a Miguel Borja Quinchori, de 34 años, y Marlon Jhonatan Borja, de 21 años. Ambos hombres fueron trasladados al hospital Julio César Demarino Cano y están fuera de peligro.

Tras intensas labores de búsqueda para su recaptura, esta mañana las autoridades hallaron el cuerpo del policía a orillas del río Pichanaqui. Según las investigaciones, se habría suicidado.

Ataque en Madre de Dios

El segundo caso fue reportado anoche, en Puerto Maldonado. Las autoridades capturaron a Pablo Juber Soncco Jilapa, de 28 años, acusado de y a una mujer al interior de una habitación. La víctima fue identificada como Jaquilin Antonieta Chacca Huirse, de 21 años.

El ocurrió la madrugada de ayer cuando Soncco y la joven se trasladaron al cuarto que ocupaba esta última en el jirón Los Cipreses Lore G-6, ubicado en el asentamiento humano El Bosque, tras haber ingerido alcohol en un bar informal donde trabajaba la víctima.

La propietaria del predio, Micelina Sarmiento Verde, contó a la policía que a lo largo de la noche se escucharon risas y groserías que cesaron justo antes del amanecer. Durante el día, la dueña tocó la puerta del cuarto al percatarse que la luz del baño estaba prendida; sin embargo, no obtuvo respuesta. En horas de la tarde, Sarmiento vio a través de la ventana que la mujer yacía sola y semidesnuda sobre la cama. Acompañada de una inquilina procedieron a abrir la puerta y encontraron el cuerpo de la mujer echada de espaldas y con signos de haber sido estrangulada.

Luego de presenciar la escena, ambas llamaron a las autoridades. Hasta el lugar también llegaron familiares de Jaquilin Antonieta Chacca Huirse, quienes habrían reconocido el cadáver. Pero no quisieron dar declaraciones a la prensa.

La policía logró identificar al presunto asesino con la ayuda de las declaraciones de los demás inquilinos. Luego de un operativo de búsqueda, a medianoche ubicaron y capturaron a Soncco Jilapa, quien fue trasladado a las instalaciones de la Divincri. Allí confesó ser el responsable del asesinato y alegó en su defensa que se encontraba bajo los estragos del alcohol.

Según la Policía, Soncco es un delincuente con amplio prontuario delincuencial en Madre de Dios. En octubre del 2018, fue detenido por hurto agravado. También presenta cargos por violencia física y psicológica en contra su pareja, así como por choque de vehículo. El sujeto pertenecería a una banda delincuencial que asalta y roba en la ciudad de Puerto Maldonado.

La víctima procedía de Puno y deja una hija de 3 años en orfandad, quien actualmente se encuentra en Lima con su padre.