“El gobierno anterior dejó varios temas de salud en el papel”
“El gobierno anterior dejó varios temas de salud en el papel”
Fernando Alayo Orbegozo

Periodista de la sección Nacional

fernando.alayo@comercio.com.pe

“Retrátenme con la ojota, no con la bata blanca”, dice Patricia García. La ministra de Salud cree que se deben erradicar los estereotipos sobre los médicos para que los pacientes los sientan más cercanos. Priorizará la atención en las zonas remotas, y escogió la ojota como símbolo de su primer programa ministerial, Ojota Salud.

—Su padre fue periodista; y su madre, ama de casa. Pero también vivió con su abuela, quien la introdujo en el mundo de la medicina espiritual, según un perfil suyo que publicó la revista científica “The Lancet”.
Sí, mi abuela era una chamana natural de Huánuco. Cuando yo era niña, a los 7 años, me enseñó a pasar el huevo y el cuy, e incluso la ayudaba a preparar sus baños de florecimiento. Por supuesto, sin que mi papá supiera, ya que él era un hombre letrado y conocedor de la ciencia. Ellos fueron determinantes para que yo decidiera estudiar medicina. Así me convertí en internista en Estados Unidos y luego me especialicé en salud pública.

—El mismo perfil señala que, en los años 90, usted volvió al Perú e incursionó en la selva con botes para estudiar a las mujeres amazónicas.
Investigué la salud sexual y reproductiva en las comunidades más remotas de Loreto, así como en las zonas rurales de otras regiones. Nunca fui una académica sentada en una silla. Gracias al estudio, conocí mi país.

—Allí hay una coincidencia con el padre del presidente Kuczynski, Maxime, quien se dedicó a la investigación médica en Loreto. Además, usted tiene experiencia en el sector público: fue jefa del Instituto Nacional de Salud entre el 2006 y el 2008. ¿Esto fue clave para que él le encargase el Ministerio de Salud [Minsa]?
Yo no conocía al presidente Kuczynski. Él me llamó por teléfono, se presentó y me dijo que había leído mi currículo, por lo que quería concretar una cita. Pensé que era un bromista que se hacía pasar por él, pero luego me dio su dirección. Mi familia me animó a aceptar y fui a su casa. Conversamos durante horas. Lo siguiente fue ver mi nombre en la resolución.

—¿Y votó por Kuczynski?
Sí, en la primera y segunda vuelta.

—Usted ha dicho que guiará su gestión bajo tres lineamientos: destrabar, desembalsar y transformar el Minsa. ¿El gobierno de Humala hizo una reforma en el sector, tal como anunciaba, o no?
Las cosas no siempre se responden con un “sí” o un “no”; este es el caso. Cuando se habla de una reforma, se habla de brindar acceso universal a la salud y de una cobertura médica al 100%, eso es lo más importante. Creo que el gobierno anterior avanzó muchas cosas en el ámbito normativo, pero falló en la implementación. No siempre llegó al ciudadano y dejó varios temas de salud en el papel. Hoy se requieren acciones en el corto plazo.

—¿Como cuáles?
He planteado cinco medidas para los primeros cien días de mi gestión. Lo primero ha sido ampliar los horarios de atención [de 6 a.m. a 6 p.m.] en los hospitales Loayza, Cayetano Heredia y el de Puno. Esto se extenderá progresivamente a otras regiones. Lo segundo es eliminar el registro sanitario de las vacunas que llegan al país, ya que no pueden usarse por temas burocráticos en Aduanas. Tercero: liberar 700 mil vacunas para prevenir la fiebre amarilla y para enfrentar al virus del papiloma humano (VPH).

—En el contexto de la marcha Ni Una Menos y del empoderamiento de la mujer, usted se ha mostrado a favor de la redistribución gratuita de la píldora del día siguiente.

Así es. Lamentablemente, en este momento estoy con los brazos atados, debido a la sentencia del Tribunal Constitucional que nos restringe iniciar la entrega gratuita del anticonceptivo oral de emergencia [AOE].

—Sin embargo, durante la gestión anterior, la procuraduría del Minsa señaló que una posible redistribución del AOE no se podría iniciar por falta de recursos.
Es un tema que estamos analizando. Hoy, la píldora del día siguiente es un tema que tengo en la agenda. Yo estoy convencida de que las personas tienen el derecho de elegir y por eso debe existir la anticoncepción en general. Esto se logra con la disponibilidad de este medicamento para todas. 

[Lea la entrevista completa en nuestra edición impresa]