Chincha: murió policía baleado en confuso incidente
Chincha: murió policía baleado en confuso incidente
Redacción EC

JOSÉ ROSALES VARGAS

Las graves heridas que sufrió producto de los cuatro impactos de bala que recibió en la cabeza, el pecho y la mano, ocasionaron el fallecimiento del sub oficial PNP, Ricardo Peña Castelano, en el Hospital de Sanidad de la Policía hasta donde fue evacuado desde Chincha, la noche del último jueves.

Según se conoció, el efectivo policial, que había quedado gravemente herido, no pudo resistir, pese al esfuerzo desplegado por los médicos de este nosocomio, la delicada intervención a la que fue sometido.

Peña Castelano fue herido gravemente en el interior de la Comisaría Sectorial de Chincha, por el avezado delincuente Bruno Ricardo Perea Manrique (24), en un confuso incidente que hasta ayer, no había terminado de esclarecer el alto mando de la policía de esta región.

El hecho, que sigue siendo investigado por peritos policiales, ocasionó la muerte del peligroso delincuente que fue abatido de un certero disparo en la cabeza, después de herir de gravedad al policía en la oficina de prevención de esta dependencia policial que se encuentra en la misma plaza de armas de Chincha.

La muerte del policía acongojó no solo a sus familiares y amigos, sino también a sus compañeros de armas que destacaron la impecable trayectoria de Peña Castelano, agente que ya había solicitado oficialmente su pase al retiro tras 30 años de servicios.

“Había adjuntado toda su documentación para presentarla la próxima semana a la Dirección de Bienestar, para pasar al retiro y poder dedicarle más tiempo a su familia”, afirmó uno de sus compañeros que aguardaban el arribo de los restos del suboficial para darle sepultura.

La policía confirmó que el delincuente fue intervenido horas antes de suscitarse estos hechos, durante una operación policial en el distrito de Sunampe, tras un seguimiento que le hacía la policía al tener conocimiento que planificaba una serie de hechos delictivos junto a una banda de extorsionadores que opera en esta ciudad.

Perea Manrique, que hace solo tres semanas había salido del penal Miguel Castro-Castro de Lima, donde purgó condena por robo agravado y delitos contra la vida, el cuerpo y la salud, fue detenido con una arma de uso militar en su poder con la que se presume, victimó al policía cuando era registrado en esta sede policial.

“Los peritos policiales han realizado las pruebas de absorción atómica tanto del policía fallecido, como del delincuente para determinar qué fue lo que sucedió”, confió una fuente policial.

Se trata – anotó la misma fuente -, de establecer si el delincuente estaba enmarrocado, si murió como producto del rebote de una de las cuatro balas que disparó, si el efectivo herido le llegó a disparar o si, en última instancia, fue un compañero que - al percatarse del grave hecho - ingresó a la oficina y ultimó al peligroso exconvicto.

Otra versión señala que luego de los disparos que ejecutó Perea Manrique, este se habría suicidado.