'Los malditos del Comando Vermelho' tenían amenazadas a fiscales y jueces que llevaban las investigaciones y procesos en su contra. (Foto: PNP)
'Los malditos del Comando Vermelho' tenían amenazadas a fiscales y jueces que llevaban las investigaciones y procesos en su contra. (Foto: PNP)
Manuel Calloquispe Flores

Colaborador de El Comercio en Madre de Dios

mcalloquispe@gmail.com

El asesinato del joven Dennis Valderrama Curicó, de 22 años, ha sido hasta el momento el último crimen cometido por ‘Los malditos del Comando Vermelho’, organización delictiva dirigida por dos sicarios de la sanguinaria mafia brasileña denominada ‘Comando Vermelho’, que desde el año pasado ha extendido su sello de extorsión, sangre y muerte a la ciudad de Puerto Maldonado, en .

Valderrama se resistió a ser asaltado y por ello fue baleado sin piedad por un sujeto identificado como Moises Erazo Zapara, de 18 años. La policía capturó e identificó a Erazo como parte de un grupo de 45 asaltantes, extorsionadores, micro comercializadores de droga y asesinos a sueldo que integran ‘Los malditos del Comando Vermelho’, en Puerto Maldonado, y que están al mando del hampón brasileño Gleison Ferreyra de Oliveira, alias ‘Negao’ o ‘Negón’.

El año pasado, ‘Negón’ se instaló en Puerto Maldonado para reclutar a delincuentes comunes que luego abasteció de armas para perpetrar asaltos a bancos, albergues turísticos y, sobre todo, para controlar el tráfico ilícito de drogas en Madre de Dios. Este es principal delito por el que el Comando Vermelho de Brasil ha dejado su huella de sangre y muerte en Río de Janeiro así como en otras ciudades de ese país. Uno de los cabecillas de la mafia brasileña es alias ‘Fabio’ o ‘Zaza’.

En mayo del 2018, ‘Negón’ y otros 10 delincuentes fugaron del penal de máxima seguridad de Río Branco, en Acre, Brasil. Algunos fueron capturados pero la mayoría escapó a la región de Pando, en Bolivia, donde asaltaron el Cuartel Naval de la Capitanía de Bruno Racua y se llevaron fusiles, pistolas y municiones. Según las investigaciones, ‘Negón’, algunos de sus cómplices brasileños y los criminales bolivianos Odelio Becerra da Costa, alias ‘Diablo’ y Arlin Suárez Aguanary, alias ‘El Chivo’ ingresaron a Madre de Dios con las armas. Algunas las vendieron en la zona de minería ilegal denominada La Pampa, y conservaron otras para perpetrar sus ilícitos. En territorio peruano entraron en contacto con los hermanos Arnold y Jack Díaz López, alias ‘Callampón’ y ‘Bola’, y organizaron la mafia ‘Los malditos del Comando Vermelho’ con las mismas características que tiene el ‘Comando Vermelho’ de Brasil.

El director de Seguridad Ciudadana del Gobierno de Pando, Pedro Villa Olarte, informó a El Comercio que Odelio Becerra fue detenido el 18 de junio del año pasado durante un operativo en ese departamento boliviano. Con Becerra cayeron otros dos integrantes de la entonces recién conformada banda, a quienes se les encontró una pistola que pertenecía a la Armada boliviana. Becerra fue internado en el penal de máxima seguridad de Chanchocoro, ubicado en La Paz, Bolivia.

Luego de ello, agentes de inteligencia peruanos y bolivianos entraron en coordinaciones. Así, la policía de Madre de Dios logró la captura de los hampones brasileños Natanael David Sarmiento Dasilva, Jackson Chávez de Souza, Railton de Souza Barros y Joaquín Teixeira Do Nascimento, durante un operativo realizado el 6 de julio en la localidad de El Triunfo. Los cuatro detenidos fueron expulsados a Bolivia por haber ingresado de manera ilegal al Perú. En el departamento de Pando fueron procesados por el asalto al Cuartel Naval de Bruno Racua.

La persecución contra los delincuentes prosiguió y de esta manera, el 8 de julio del 2018, en la comunidad de Madama, situada a 12 kilómetros de Puerto Maldonado, la policía ingresó a la chacra del padre de Arnold Díaz, alias ‘Callampón. Allí, los delincuentes se enfrentaron a balazos con los agentes y fugaron hacia la espesura del monte. La policía encontró en ese lugar cuatro de los fusiles que habían sido robados del Cuartel Naval de Bruno Racua. Las armas fueron entregadas a Bolivia.

Arnold Emanuel Díaz López, alias ‘Callampón’, delincuente que aparece en la foto con un arma en la mano, era uno de los brazos operativos del cabecilla 'Fabio' en Puerto Maldonado.
Arnold Emanuel Díaz López, alias ‘Callampón’, delincuente que aparece en la foto con un arma en la mano, era uno de los brazos operativos del cabecilla 'Fabio' en Puerto Maldonado.

Para ese momento, ‘Los malditos del Comando Vermelho’ ya operaban desde una suerte de cuartel general que habían instalado en El Banano, una de las 16 invasiones que se extienden en los terrenos de la Fuerza Aérea del Perú (FAP), propiedad del Ministerio de Defensa. En El Banano así como en las comunidades conocidas como La Cachuela y Chorrillos, los delincuentes reclutaron a carteristas, micro comercializadores y consumidores de droga para potenciar el grupo delictivo.

Una de las primeras acciones de ‘Los malditos del Comando Vermelho’ fue imponer el pago cupos a todos los distribuidores de droga y asaltantes de Puerto Maldonado. Luego, tomaron el control de los aportes mensuales correspondientes a ventas y traspasos de terrenos en las 16 invasiones de los terrenos de la FAP. Se trata de un área de 119 hectáreas donde viven, aproximadamente, 15 mil personas. Desde ese momento, todo aquel que se oponía a las extorsiones o que intentaba conocer sobre cualquiera de los integrantes de la banda era torturado o asesinado.

Para setiembre del 2018 las primeras señales de ‘Los malditos del Comando Vermelho’ aparecieron en la ciudad de Puerto Maldonado. Fueron pintas de las siglas CV en 17 fachadas de viviendas y establecimientos públicos. Ello quedo consignado en un informe policial con fecha 13 de noviembre del 2018, que fue remitido a la Fiscalía de Puerto Maldonado.

Así operaban

Un sigiloso trabajo de investigación permitió a la División de Investigación de delitos de Alta Complejidad (Diviac) conocer que los movimientos de ‘Los malditos del Comando Vermelho’ eran dirigidos por ‘Fabio’ desde Brasil, quien tenía a ‘Negón’ como su primer brazo armado en Madre de Dios. Además, los agentes determinaron que ‘Negón’, a su vez, tenía como lugarteniente a ‘Callampon’, también conocido como ‘Panta’. La organización criminal llegó a reclutar casi 50 criminales incluido un aparato legal.

En sus correrías criminales, ‘Los malditos del Comando Vermelho’ asaltaron el albergue Inkaterra, la tienda comercial Carsa así como entidades financieras, empresas de transportes y a comerciantes y empresarios mineros. Según la Diviac, la mafia mató a tres policías, un sereno, y cometió otros 15 asesinatos por encargo y ajuste de cuentas. Además, múltiples asaltos a mano armada con armas de fuego de uso civil y de guerra, extorsiones, cobros de cupos. Todo ello entre junio del 2018 y octubre del 2019

Sin embargo, lo que ‘Los malditos del Comando Vermelho’ más buscaban era tener el control del tránsito de la droga desde Madre de Dios hacia la Brasil y Bolivia. También, dominar la micro comercialización y distribución de marihuana, pasta básica y clorhidrato de cocaína así como el cobro de cupos en todo Puerto Maldonado. La mafia pretendía después ingresar a Cusco y Ucayali.

Para operar en Puerto Maldonado, ‘Los malditos del Comando Vermelho’ tomaban conocimiento, por intermedio de algún miembro de la organización o colaborador, sobre las personas que constituían una amenaza para sus intereses económicos. Una vez identificado el objetivo, obtenían información sobre su domicilio, lugares que frecuentaba y vehículos que empleaba para su desplazamiento. Antes de que el objetivo sea eliminado, ‘Callampón’ convocaba a una reunión donde exponía las razones del asesinato y decidía cómo, cuándo y dónde se ejecutar el crimen. La decisión era informada a ‘Fabio’. Todo ello fue desmenuzado por los agentes de la Diviac luego de paciente una paciente labor de seguimiento, vigilancia y control de las operaciones de la mafia.

Capturas

En febrero último, ‘Negón’ se enfrentó a balazos con la policía pero resultó herido. Fue trasladado al Hospital de Tambo y ahí intentó sobornar a funcionarios para lograr su liberación. La Diviac además captó a su esposa llegando al Perú para tratar de excarcelarlo, pero ‘Negón’ fue llevado al penal de Madre de Dios y después, al penal de Piedras Gordas en Lima. En este proceso sus cómplices también buscaron liberarlo y atacaron a agentes del Instituto Nacional Penitenciario (INPE). Sin embargo, no lograron su objetivo.

Pero desde el penal de Piedras Gordas, ‘Negón’ seguía dirigiendo a ‘Los malditos del Comando Vermelho’ en el control de la droga en Madre de Dios y la consecución de asaltos. Así fue que dos integrantes de la banda mataron a Dennis Valderrama Curicó en la última semana de octubre. Al parecer, los asaltantes creían equivocadamente que su víctima llevaba mucho dinero y, al comprobar que no, optaron por balearlo.

El pasado 31 de octubre, la Diviac capturó a 13 integrantes de ‘Los malditos del Comando Vermelho’ durante un megaoperativo realizado en las regiones de Madre de Dios, Cusco y Arequipa, entre ellos a Arnold Emanuel Díaz López, alias ‘Callampón’. Ayer, después de que tres jueces se excusaran, el magistrado Jerónimo Sullca Quenti inició la audiencia de prisión preventiva contra 34 presuntos integrantes de la referida organización criminal en la sala de audiencias del establecimiento penitenciario de Puerto Maldonado, en Madre de Dios. La audiencia ha sido suspendida y será retomada mañana, miércoles 13 de noviembre.

Amenazas a fiscales y jueces

Otra de las embestidas criminales que han tratado de consumar ‘Los malditos del Comando Vermelho’ es el silencio de los fiscales y jueces a cargo de las investigaciones de sus delitos. Así, la policía detecto mediante interceptaciones telefónicas que uno de los integrantes de la organización criminal, identificado como Gianmarco Ríos Chávez, había puesto fecha y hora a la muerte de la fiscal antidrogas Mery Machuca Cáceres. Pero las amenazas contra la fiscal vendrían de tiempo atrás. Un testigo protegido dio información en torno a una conversación que escuchó, el pasado 25 de agosto, en la puerta del establecimiento penitenciario de Puerto Maldonado. Según el testigo, una mujer que salía del penal después de visitar a su pareja, un recluso por tráfico ilícito de drogas, dijo que la fiscal Machuca “se había prendido de Mabel (…) a esa doctora le van a bajar porque está interviniendo varias casas donde venden droga y está perjudicando a las familias”.

Mabel sería Eulalia Mabel Luis Mejía, pareja de Roger Gomringer Diaz, ambos con orden de prisión preventiva por 9 meses por micro comercialización de drogas. El pasado 24 de abril, el domicilio de esta pareja fue intervenido por la fiscalia, y ahí fue detenido Roger Gomringer. El 24 de julio el domicilio fue intervenido nuevamente para la captura de Eulalia Mabel Luis Mejía. La fiscal amenazada también había conseguido información en torno a que Eulalia Mabel seguía dirigiendo a sus allegados, desde el penal, para que continúen con la venta de droga. Según la policía, Eulalia Mabel Luis Mejía y Roger Gomringer Diaz eran algunos de los encargados de vender y distribuir la droga de ‘Los malditos del Comando Vermelho’.

Todo ello fue incluido en un informe realizado por la misma fiscal Machuca, que fue dirigido a la fiscal superior de la oficina de coordinación y enlaces de la Fiscalía Especializada en delitos de Tráfico Ilícito de Drogas. Debido a los amedrentamientos, la fiscal Machuca ha sido transferida a la Fiscalia Provincial Especializada en Tráfico Ilícito de Drogas con sede en Iquitos.

En tanto, el 16 de setiembre del 2019, la jueza Lizzet Aracelly Sánchez del Mar, del Segundo Juzgado de Investigación Preparatoria de Tambopata, según el informe hecho por la fiscal Machuca, también recibió amenazas contra su vida a través de una llamada telefónica. Se detalla que la magistrada recibió un mensaje de texto en que le escribieron: “Ten mucho cuidado, estás en la lista de la fiscal, ha llegado una gente para darles piso a ustedes. Por este motivo ayer la jueza Sánchez del Mar se habría reservado hacerse cargo de la audiencia de prisión preventiva contra ‘Los malditos del Comando Vermelho’. Ella se excusó de presidir la audiencia por enfermedad de un familiar directo.

Síguenos en Twitter como