El puente Continental está bloqueado por un vehículo del Ejército y custodiado por personal militar y policial. (Foto: Manuel Calloquispe)
El puente Continental está bloqueado por un vehículo del Ejército y custodiado por personal militar y policial. (Foto: Manuel Calloquispe)
Manuel Calloquispe Flores

Colaborador de El Comercio en Madre de Dios

mcalloquispe@gmail.com

Luego del primer toque de queda decretado por el Gobierno, con el fin de evitar la propagación del coronavirus, cientos de vecinos de Puerto Maldonado salieron a la avenida Fizcarrald y el jirón Piura para adquirir artículos de primera necesidad. La zona comercial estuvo llena de autos y motos, y vecinos que buscaban hacer sus compras antes del mediodía en que se cierran negocios y mercados.

Pese al estado de emergencia, algunos ciudadanos aún se desplazan por las calles hacia sus trabajos o por alguna otra necesidad, pero las Fuerzas Armadas lograron contener esto y hacer cumplir el aislamiento social.

Durante la primera noche del toque queda, 74 ciudadanos fueron detenidos, cuatro de ellos por conducir en estado de ebriedad, según informo el jefe de la Región Policial Madre de Dios, general PNP Marco Antonio Lara Vergara.

En tanto, los principales cruces de avenidas y calles están cercados por contingentes policiales y militares. El puente Continental, por ejemplo, está bloqueado por un vehículo portatropas del Ejército. Esta vía también está resguardada por personal militar del Fuerte Pachacutec. Además, el puente Inambari (única vía de ingreso a la ciudad de Puerto Maldonado) está cerrado al tránsito por tropas militares.

Personal militar del Fuerte Pachacutec resguarda las principales vías de Puerto Maldonado. (Foto: Manuel Calloquispe)
Personal militar del Fuerte Pachacutec resguarda las principales vías de Puerto Maldonado. (Foto: Manuel Calloquispe)

En la zona de La Pampa, fuerzas especiales del Ejército y de la Policía Nacional persuadieron a los trabajadores mineros, comerciantes a mantenerse dentro de sus viviendas cerradas, informó el general Alfredo Tackas Cordero, comandante general de la Sexta Brigada de Fuerzas especiales del Ejército.

En los asentamientos humanos de la ciudad, lejos de respetar el aislamiento social, la población se traslada a pie o en sus motos y otros juegan futbol en lozas deportivas.

Este mediodía, el gobernador regional, Luis Hidalgo Okimura, autoridades locales y jefes militares se reunieron para evaluar los avances del cumplimiento de las medidas impuestas para erradicar el coronavirus e informar a los medios locales. Hasta la fecha, son 93 los casos investigados, hay tres descartados, un caso confirmado y 13 muestras en espera de resultados, refirió el gobernador regional.

Carencias

Desde el martes no se podían enviar las muestras a Lima por la falta del transporte aéreo. Recién esta mañana se enviaron 13 muestras en un camión portatropas del Ejército a la ciudad del Cusco donde comenzó a operar una sede del Instituto Nacional de Salud.

En la región de Madre de Dios, solo hay un medico infectólogo. De los 10 médicos que envió el Gobierno para apoyar la emergencia, ninguno es especialista en epidemiologia. Tampoco hay un ambiente especial para aislamientos en caso de enfermos por coronavirus.

En la puerta del hospital Santa Rosa se ha improvisado un área de triaje diferenciado para pacientes con infecciones respiratorias. Este hospital solo tiene cinco respiradores artificiales pero ahora todos están ocupados con pacientes que están en la unidad de cuidados intensivos.

“No tenemos capacidad para realizar muestras a todas las personas” dijo esta mañana el doctor Ricardo Tello Acosta, director regional de Salud de Madre de Dios.

El único puesto de salud de la ciudad de Iñapari, según Abraham Cardozo Mouzouly, alcalde de la provincia de Tahuamanú, no cuenta con ambulancia, no tiene respiradores artificiales ni camas acondicionadas para atender enfermos por coronavirus. Ahí los médicos solo tienen implementos de protección para atender esta emergencia.