Manuel Calloquispe Flores

Colaborador de El Comercio en Madre de Dios

mcalloquispe@gmail.com

Agentes de la Policía y la Marina de Guerra ejecutaron ayer un operativo de interdicción contra la minería ilegal en la comunidad nativa "El Pilar", ubicada a 8 km de Puerto Maldonado. Durante la intervención, las autoridades destruyeron 15 balsas gringos (con sus respectivos motores y accesorios), dos motos y una embarcación fluvial. Además se detuvo a nueve personas vinculadas con dicha actividad.

La operación se llevó a cabo, no sin antes reportar algunos inconvenenientes. El acceso a la comunidad estaba cerrado al momento del ingreso de la comitiva; pero fue abierto por disposición de la Fiscalía especializada en materia ambiental de Madre de Dios. Una vez en el interior,  20 personas fueron halladas en delito flagrante.

Al notar la presencia policial, estos intentaron huir por las playas del rio Madre de Dios; sin embargo, la policía detuvo a nueve. Los intervenidos fueron identificados como Gilmar Perez Areque, de 61 años; Clever Riquelme Irarica, de 39 años; Miller Riquelme Arica; de 31 años; Junior Calampa Nuñez; de 26 años; Walter Calampa Shahuano; de 52 años; Jorge Ribeiro Pereyra; de 21 años; César Chuquipura Chucho, de 33 años; Willians Cima Pizango; de 23 años, Humberto Calcina Choque. Los tres primeros también fueron identificados como comuneros de "El Pilar", pese a que en un inicio negaron su filiación a la comunidad nativa.

Asimismo los agentes encontraron al interior de sus viviendas motores de maquinaria, balanzas, azogue, e implementos para el refogeo del oro, prueba que confirmaría sus nexos con la minería ilegal.

Durante la intervención, los comuneros reclamaron airadamente que el operativo se haya realizado sin la autorización de la comunidad ni de la Federación Nativa del río Madre de Dios y afluentes (Fademad). Julio Cusurichi Palacios, presidente de esta organización, también participó del reclamo.

Antes de que culminara el operativo, algunos comuneros intentaron impedir la salida de la comitiva, cerrando la puerta de acceso a sus territorios. Sin embargo, representantes de la fiscalía los persuadieron de desistir en su intento. No se reportó heridos.