Redacción EC

Las noches ya no son tan divertidas en la caleta . Desde hace un mes se suspendió el cine comunitario que proyectaba un grupo de jóvenes lugareños, con apoyo de La Combi-arte rodante, una asociación cultural que trabaja para la implementación de cines al aire libre en pueblos y comunidades del país.  

Esta iniciativa nació hace más de un año y medio, gracias a seis socios peruanos y españoles: Teresa Castillo, Carolina Martín, Beatriz Nicasio, Luis Romero, Carlos Ruiz y Jesús Morate. “La idea desde que se fundó La Combi era llevar cine a comunidades y pueblos alejados del país. Buscamos descentralizar la cultura y educar a los jóvenes”, cuenta Castillo.  

En El Ñuro, el cine comunitario nació en setiembre del 2013 gracias al apoyo de la empresa Petrobras, que prestó los equipos para que la población de El Ñuro, Lobitos, Los Órganos y El Alto disfrute de buen cine. Pero el convenio terminó hace dos meses. 

RECAUDAN FONDOS
La Combi no solo proyecta cine comunitario sino que también educa a los jóvenes sobre producción audiovisual. Los mejores alumnos se encargan de la proyección de las películas en sus comunidades. En el caso de El Ñuro, los encargados son Juan Miguel Paiva, Victoria Ruiz, Pedro Arismendis, Guillermo Paiva, María del Carmen Ruiz, Juan Miguel Pingo, Juan Maza y Ericka Estrada.

Todos ellos son naturales de El Ñuro, una caleta de pescadores ubicada en la provincia piurana de Talara. “Es un buen grupo de chicos, muy comprometidos. Por eso hemos lanzado una campaña por Internet para recaudar fondos que nos permitan comprar los equipos para proyectar cine y donárselos a la comunidad de El Ñuro”, dijo Castillo. 

¿Qué necesitan? Una pantalla, un proyector, dos parlantes, un amplificador-mezcladora y un megáfono. El costo de los equipos es de US$7 mil, el monto que los miembros de La Combi esperan recaudar a través de .  

“Aún solo hemos conseguido el 5% de lo que necesitamos recaudar. Queremos invocar a las empresas y a las personas de buen corazón que nos quieran apoyar. Igual, nosotros por nuestra cuenta vamos a hacer parrilladas, polladas, proyección de películas para conseguir el dinero que necesitamos. Los chicos de El Ñuro no pueden quedarse sin cine”, dice Castillo.