Giulio Valz-Gen

-Piura ha sufrido severas lluvias en las últimas semanas, ¿Cuáles son las coordinaciones y cuáles son los principales problemas en este momento?
Efectivamente, en Piura tenemos lluvia desde hace 10 días. Hay un calentamiento severo, que se ha dado en enero. Hay que decir que ha subido algo así como cinco grados en tres semanas, lo cual es inusual, ni si quiera en la época del Fenómeno del Niño se ha dado un calentamiento de esta manera.La consecuencia es que hubo lluvias costeras muy fuertes que han afectado básicamente a cinco de las ocho provincias que tenemos en la región, que son Talara, Paita, Sechura, Piura, Suyana, y parte de Morropón. Se ha afectado a la costa, hasta los 1.000 metros aproximadamente. Lo que son Ayabaca y Huancabamba, las provincias serranas, tienen lluvia normal.  

El efecto que causa estas lluvias en Piura es básicamente el aislamiento de algunas caletas como la Islilla, por ejemplo, La Tortuga, la playa Lobitos, y estos aislamientos se dan porque están en quebradas o porque el camino es precario.

Pero básicamente las ciudades no están preparadas para evacuar agua rápido. Esto debido a su crecimiento desordenado. A diferencia de los huaicos, en los cuales llega el agua, barre la ciudad, y luego pasa el huaico, aquí el agua queda estancada y eso es algo incomodísimo porque genera después enfermedades, se socavan las casas, etc.

Mira aquí la entrevista completa realizada al gobernador de Piura, Reynaldo Hilbk (Video: Facebook El Comercio)


-Hacia el final de la gestión del presidente Humala se habilitó un fondo especial de prevención para el Fenómeno del Niño. La pregunta es qué hizo su gobierno regional en labores de prevención, cuánto gastó, qué fue lo que se hizo.

Lo que destinó el Gobierno fueron alrededor de 220 millones de soles a Piura.
Este dinero fue básicamente orientado a las dos cuencas de los ríos que son las partes más sensibles ante el Fenómeno del Niño. Esto debido a los desbordes, que causan muchos más problemas, además de aislamiento de ciudades.

Entonces, en el Río Piura invertimos para escavar el cauce del río, para reencausarlo; es un río que tiene muy poca pendiente y no desemboca en el mar, sino que desemboca en el desierto de Sechura. Esto, cuando está colmatado el río, se embalsa y hace que se rebalse en las ciudades.

Lo que hicimos fue, básicamente, encausar el río, y unimos la laguna de La Niña con la laguna de Ramón para que de esa manera el río tenga una salida cuando vengan las crecidas fuertes.

Además, en el río Chirla, reparamos todas las defensas en la parte baja del río que siempre causa problemas en Paita, en Suyana y en Talara, y de esa manera, hasta ahora, por ejemplo, está sin defecto porque el problema ahora no es el río, sino las inundaciones de la lluvia.

-Entonces, el problema está básicamente en las zonas urbanas, que no están preparadas para resistir la lluvia.
Exactamente. Porque la ayuda que uno recibe, es para eso, para desaguar la ciudad. Por ejemplo, tener los drenes preparados para el agua que viene de las lagunas. Limpiamos todos los drenes, limpiamos los ríos, para orientar las aguas y desfogar la ciudad.

El problema ahora, como usted lo dice, son las cuencas ciegas. Estas son un problema de mala planificación del crecimiento de la ciudad, un problema en el cual escapa a lo que es un gobierno regional o central, sino que es un tema ya más municipal.

-Se ha comentado que los alcaldes no han cumplido con llenar los registros de damnificados.

Mire, yo tengo 65 alcaldes distritales en mi región y solamente tengo cuatro EDAN [Evaluación de Daños], aprobados y en gestión. Es decir, hay 61 EDAN o alcaldes distritales que no han presentado o no lo han hecho bien. El EDAN es el punto de partida para recibir ayuda. Es un parte muy simple, dice “tengo tantos damnificados, necesito esto, porque ha pasado esto”, es decir, es muy simple.

-¿Y si no llegan?
Mire, nosotros estamos de todas maneras actuando de oficio, es decir, evacuando. El municipio mismo puede con esta nueva ley de urgencia, por ejemplo, alquilar maquinaria, motobombas, comprar sacos, comprar petróleo, o sea, puede mover sus presupuestos para compras de emergencia. Básicamente el alcalde tiene la potestad ahora de poder manipular su presupuesto y poder actuar en su ciudad.

-La duda que surge es ¿qué pasa cuando los alcaldes simplemente no lo hacen?
Yo lo que veo es que hay una plataforma que se llama de Defensa Civil que es de lo que menos se preocupan los alcaldes y las autoridades. No le asignan un dinero de emergencia, rotan rápidamente al director de defensa civil, cuando, por ejemplo, es una persona que necesita capacitación para llenar los EDAN, el que viene no lo sabe llenar bien, es decir, rota mucha gente, no toman muy en serio ese tema. Creo que ese es un punto transversal y principal en todos los distritos.

-Se escucha mucho el “no hemos sabido crecer”, no solo en Piura, lo hemos escuchado en Cusco, acá en Lima, y cómo hacer para crecer, o en todo caso usted siendo hoy autoridad, enfrentando una situación en la que claramente se da cuenta de que hubo un problema ¿cómo enfrentar el futuro, qué acciones se pueden tomar?
El problema es que no tenemos proyección de mediano plazo. Es decir, las autoridades cuando toman el gobierno, solamente piensan en su periodo de 3 o de 4 años que era antes de la alcaldía; es decir, ejecutan la sobras de esos 3 años. No ven ningún plan director, por ejemplo, para crecer  en la ciudad, no hay ningún plan director a 20 años, donde podamos decir, por ejemplo, aquí vamos a crecer en las carreteras, esto va a ser un óvalo, las urbanizaciones tienen que ser en Piura que es una zona alta, el agua potable tiene que venir por acá, o sea no hay una planificación.

-¿Y qué debería pasar para que eso exista? Es decir, en su rol más político.
Yo creo que las autoridades tenemos que proyectarnos a mediano plazo, creo que en los planes de gobierno de las próximas autoridades tiene que haber un componente fuerte, que la población tiene que premiar, que es una persona con capacidad de poder proyectar una ciudad al futuro, y una región también.

-SOBRE EL PROYECTO ALTO PIURA-

- Explíquenos en qué consiste el proyecto Alto Piura.
El proyecto, como idea, tiene más de 70 años. El objetivo es desviar agua del río Huancabamba. Primero por un túnel de 13,8 kilómetros hasta el cauce del río Piura. Luego generar una hidroeléctrica, desarrollar 19 mil hectáreas con una represa y, finalmente, recuperar un valle de 30 mil hectáreas.En el 2007, el ex presidente Alan García declara el proyecto de interés nacional y lo exonera del SNIP. En el 2010 hubo una licitación que ganó Camargo Correa. El problema es que no tenía expediente técnico(ET) completo.

-Según el Informe Pari [caso Lava Jato], el ET se hizo en un día...
Cuando llegué al directorio del proyecto [en el 2011, a solicitud del ex gobernador Javier Atkins] tuvimos que reencausar ese proyecto. Lo primero era hacer un expediente técnico completo para saber cuánto costaba el proyecto, luego incluirlo en el plan nacional de financiamiento multianual [lo que hizo en el gobierno de Ollanta Humala], y finalmente ver cuál era la proyección, garantizar una continuidad.

- El informe Pari dice que usted autorizó adicionales de obras pese a que los avances eran insuficientes.
Nosotros éramos directorio. [Un rol] básicamente informativo. Era otra la línea ejecutiva que aprueba las adicionales en temas de ampliaciones de pago.

— ¿Pero a quién responde la gerencia del proyecto?
Informa al directorio pero tiene una línea directa con el presidente del gobierno regional que es el titular del pliego.

-El informe señala también que usted viajó a Brasil cuando era presidente del directorio ¿Se reunió allá con Camargo Correa?
Absolutamente no. Yo fui a Brasil en el 2012 porque era miembro de National Mango Board [organización que promueve el consumo de mango en Estados Unidos]. Eso está documentado.

— Ahora, con un nuevo consorcio [Obrainsa-Astadi] se señala que el gobierno regional no cumplió con dar energía para la perforación del túnel y el consorcio solicita el pago de un adicional.
Lo que pasó es que al empezar a trabajar la línea de transmisión de media tensión, que nos corresponde a nosotros, Enosa [la empresa que suministra luz a Piura] nos dijo que no tenía capacidad para darnos energía. Se creó un desconcierto. Pero en enero, nos han dicho que sí hay capacidad. En los próximos días tomaremos una decisión sobre los adicionales. El proyecto no se va a detener.