Comerciantes y vecinos marcharon en rechazo a los actos de violencia en Puno. (Foto: Carlos Fernández)
Comerciantes y vecinos marcharon en rechazo a los actos de violencia en Puno. (Foto: Carlos Fernández)
Carlos Fernández

colaborador de El Comercio

Dcarlosfb@gmail.com

Vecinos marcharon esta mañana por las calles de la ciudad de Puno en contra de las recientes protestas violentas. Portando banderas blancas con el lema 'Puno es pacífica y amigable', los manifestantes rechazaron un posible 'aimarazo' con que amenazan algunos seguidores del sentenciado y encarcelado gobernador regional .

► 
► 

Los organizadores de la singular protesta, conformado por diversas organizaciones sociales vinculadas a la actividad del turismo, denominaron a la movilización como 'Marcha del Qollasuyo por la paz'.

Uno de los organizadores, Juan Carlos Yufra Yanqui, que representa a los guías jóvenes y emprendedores del turismo, refirió que a la marcha se sumaron operadores y empresarios dedicados al turismo, artesanos, estudiantes, además de pobladores procedentes de las islas de Amantaní y Uros.

"La región Puno tiene muchos conflictos sociales, la mayoría por temas medioambientales, y no queremos otro aimarazo. Cuando en el 2011 se dio esa actividad, Puno perdió mucho económicamente. Por eso pedimos paz y no más hechos de violencia", refirió Yufra Yanqui.

Comerciantes y vecinos marcharon en rechazo a los actos de violencia en Puno. (Foto: Carlos Fernández)
Comerciantes y vecinos marcharon en rechazo a los actos de violencia en Puno. (Foto: Carlos Fernández)
Comerciantes y vecinos marcharon en rechazo a los actos de violencia en Puno. (Foto: Carlos Fernández)
Comerciantes y vecinos marcharon en rechazo a los actos de violencia en Puno. (Foto: Carlos Fernández)

El presidente del Grupo de Operadores en Turismo de Aventura de Puno (Gotap) dijo que quienes apoyaron la marcha rechazan las protestas violentas como los bloqueos de carreteras que afectan la economía de una región como Puno, que gira entorno a la actividad turística.

Durante la marcha, que se desarrolló antes del mediodía, congregó a cerca de un millar de pobladores que pedían paz y no entorpecer las actividades económicas de la región, pero al mismo tiempo también se expresaron en contra de la actividad minera. 'Mina no, agro si' coreaban especialmente los habitantes de la islas que llegaron para la marcha.