Carlos Fernández

colaborador de El Comercio

Dcarlosfb@gmail.com

Los fuertes vientos reportados en el altiplano de durante el último miércoles causaron pérdidas económicas a los criadores de truchas. Las jaulas donde esta especie es criada en el se voltearon y destruyeron, generando que los peces escapen al lago. La región Puno es la principal productora de truchas del país.

► 

► 

Decenas de criadores de truchas informaron que han quedado damnificados luego de este fenómeno, informó el titular de la Dirección Regional de la Producción, David Hugo Bernedo Moreira.

El funcionario dijo que, hasta el momento, las pérdidas económicas se estiman en unos S/9 millones, lo cual representa un 40% del total de producción de truchas en la región Puno.

"Esta es una estimación, las pérdidas económicas reales recién serán conocidas luego de terminar la evaluación que está en proceso y se demora por el paro que se acata en la región", indicó el titular de la Direpro.

-Otros daños-

El jefe de la Oficina de Riesgos Desastres y Seguridad del Gobierno Regional Puno, Lippmamm Escobar Vera, informó que el Centro de Operaciones de Emergencia Regional (COER) de Puno, registró daños en 38 viviendas, 27 cobertizos, cinco locales de instituciones educativas.

Además, afectó los techos de un mercado en la provincia de Lampa, una Iglesia en Chucuito y un local municipal en Yunguyo. A ello se suman las siete islas flotantes Uros, desplazadas de sus puntos de anclaje, tres embarcaciones sumergidas en el puerto de la isla Taquile, entre otras afectaciones.

Según Senamhi, los vientos fuertes alcanzaron de 60 a 80 kilómetros por hora, y fueron reportados en ocho provincias de la región Puno.

Ayer, por lo menos tres embarcaciones que trasladan turistas desde el puerto de Puno hacia las islas de Taquile y Amantaní quedaron sumergidas en las aguas del lago Titicaca por las inusuales olas producidas por fuertes vientos en el altiplano.

Además, varias viviendas de calamina quedaron destechadas por esos mismos vientos en diferentes localidades del altiplano, informaron autoridades del Comité Regional de Defensa Civil que evalúa daños en otras localidades.

En algunas islas flotantes Uros, el fuerte ventarrón también ocasionó estragos, llegando a tumbar torres de observación panorámica para turistas y algunos islotes fueron arrancados y arrastrados de sus bases de anclaje.

Los inusuales vientos se presentaron desde las 9:00 am en la región Puno. Según el director regional del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) de Puno, Sixto Flores Sancho, es producto del acoplamiento de vientos atmosféricos comprimidos a unos 4.000 metros de altura.

Muchas embarcaciones que transportan turistas desde el Puerto Lacustre de Puno hacia las islas flotantes Uros, especialmente islas de Taquile y Amantaní, debieron retornar al puerto ante el riesgo de zozobra por el viento que hacía bambolear las naves.

La Capitanía de Puerto Lacustre que controla el zarpe de naves con turistas debió izar una bandera roja en el puerto para impedir que sigan partiendo nuevas embarcaciones desde el puerto hacía las islas.

Sin embargo, las naves que ya estaban en pleno viaje fueron azotadas por el violento oleaje causando miedo entre sus pasajeros, mayormente turistas extranjeros que suelen visitar esos atractivos turísticos.

Luis Salvador Pilco, presidente del Grupo de Operadores en Turismo de Aventura Puno (Gotap), informó que los turistas pidieron retornar al puerto ante el temor de naufragio por las olas que azotaban las lanchas.

“Muchos turistas quedaron impactados y temerosos ante el oleaje que nunca imaginaron se presentaría durante la travesía por el lago Titicaca, por eso pidieron regresar a puerto”, dijo Salvador Pilco.

Los patrones de las lanchas demandaron la creación de una brigada de auxilio rápido que debería Implementar la Marina de Guerra, un tema solicitado por los lancheros hace meses atrás y que no se ejecuta.

Las tres embarcaciones que terminaron sumergidas por el oleaje estaban ancladas en el puerto de Taquile sin pasajeros cuando las olas inundaros esas naves hasta sumergirlas. Otras naves también ancladas en ese mismo puerto, salvaron de correr la misma suerte.

Síguenos en Twitter como

TAGS RELACIONADOS