(Carlos Fernández)
(Carlos Fernández)
Carlos Fernández

colaborador de El Comercio

Dcarlosfb@gmail.com

La reunión de la mesa de trabajo para tratar las alternativas de cultivos frente a las siembras de la hoja de coca en zonas selváticas de quedó postergada para el próximo 18 de febrero.

El evento se frustró luego que un grupo de productores cocaleros intentará participar en la actividad programada solamente para representantes de instituciones estatales y directivos de organizaciones de agricultores reconocidos.

Aproximadamente unos 200 productores cocaleros, que dijeron haber sido invitados por el consejero regional de la provincia de Carabaya, Abdón Pacco Hancco y el alcalde del distrito de San Gabán, Roger Larico Quispe, irrumpieron en el local para participar del debate.

Las autoridades presentes en la actividad, entre ellos tres viceministros llegados de Lima, de Gobernanza Territorial, Raúl Molina Martínez, de Orden Interno del Ministerio del Interior, Esteban Saavedra Mendoza y del Ministerio del Ambiente, Gabriel Quijandría, observaron la ausencia de representantes de los agricultores de la provincia de Sandia.

Además, fue notorio el ánimo agresivo de algunos productores cocaleros que exigen la paralización de las actividades de erradicación de los cultivos de coca ejecutado en San Gabán por funcionarios del Proyecto Especial de Control y Reducción de Cultivos Ilegales en el Alto Huallaga (Corah).

Ante esa circunstancia, optaron por suspender la reunión y postergarlo para el próximo 18 de febrero en la misma ciudad de Puno, donde se debatirán las alternativas que ofrecerán las autoridades estatales para cambiar los cultivos de hoja de coca por frutas y otros productos alternativos.

La mesa técnica de trabajo fue instalada durante el 2019, luego de que diversos grupos de habitantes del distrito de San Gabán se enfrentaran, en abril de ese año, con agentes de la Policía que apoyaban el trabajo de funcionarios del Corah que iniciaban la erradicación de cultivos de coca.

En esa confrontación, dos productores cocaleros fallecieron y otras cuatro personas resultaron con heridas. Este hecho motivo a la población de la zona a declararse en huelga indefinida, por lo que el gobierno decidió instalar la mesa de trabajo.