Madera: Cómo revertir la inactividad de concesiones forestales
Madera: Cómo revertir la inactividad de concesiones forestales
Jorge Falen

Esta semana se entregará la primera concesión de bosques para plantaciones forestales, dentro del Plan Nacional de Diversificación Productiva elaborado por el Ministerio de la Producción. La última concesión de este tipo se dio hace 10 años.

Con esta medida se da impulso al sector forestal, pues elimina los llamados cuellos de botella para atraer inversiones por US$10.000 millones en los próximos años.

Actualmente, el potencial del sector para el desarrollo de cultivos maderables de exportación no es adecuadamente aprovechado. Si bien el Perú abarca el 15% de la superficie de los bosques naturales en Sudamérica, el área destinada a plantaciones forestales solo equivale al 0,36% del total regional.

A ello se suma que la deforestación en la Amazonía peruana se ha incrementado durante los últimos 15 años, y ha llegado a los 1,81 millones de hectáreas (ha). Solo el año pasado se perdieron 158.000 ha (el promedio anual era 130.000 ha), de acuerdo con el Global Forest Watch (centro internacional de monitoreo satelital). Esto equivale a la mitad del área de Lima Metropolitana.

La deforestación es uno de los principales problemas medioambientales, pues contribuye a las emisiones de dióxido de carbono (CO2). Las regiones más afectadas son San Martín, Loreto, Ucayali, Madre de Dios y Huánuco; en conjunto representan el 83% de bosques disponibles y el 79% del área perdida durante el período 2000-2014. 

Si bien la minería ilegal, el cultivo de hoja de coca y la tala ilegal son asociados a este problema, es la agricultura migratoria la responsable del 80% de la deforestación en el país.

–Principales obstáculos–
La extensión de las plantaciones con cultivos rentables es menor en comparación a otros países de la región. Mientras que en Brasil y Chile las plantaciones superan los 6 millones y 2 millones de ha, respectivamente, el Perú tiene solo 40.000 hectáreas destinadas a plantaciones. Actualmente, el 11% de la superficie de bosques naturales en todo el país está concesionado. Ese porcentaje equivale a 7 millones de ha, un tercio de los cuales está operativo.

Según diversos analistas, los principales obstáculos identificados por el sector privado al momento de invertir son la falta de saneamiento territorial y de manejo forestal sostenible en las zonas donde no se realizan plantaciones, además del déficit de infraestructura y la poca capacidad de fiscalización de los gobiernos regionales.

“Para impulsar el sector forestal en la selva, tiene que existir un área saneada dónde invertir, así como una mejora en la ubicación de las áreas con características para desarrollar esta actividad. No todo el bosque es maderable”, explica Erick Fisher, presidente del Comité Forestal de ÁDEX.