Las autoridades hallaron en el lugar insumos químicos y una enorme poza de maceración. La policía confirmó que los narcotraficantes empleaban una nueva modalidad para la maceración (Foto: PNP)
Las autoridades hallaron en el lugar insumos químicos y una enorme poza de maceración. La policía confirmó que los narcotraficantes empleaban una nueva modalidad para la maceración (Foto: PNP)
Hugo Anteparra

Colaborador en San Martín

anteparrahugo@gmail.com

Agentes del Departamento de Operaciones Tácticas Antidrogas (Depotad) de Tarapoto desarticularon una organización dedicada al tráfico ilícito de drogas que venía operando en la zona del Bajo Huallaga en San Martín. Siete personas fueron intervenidas y decomisaron 34 kilos de pasta básica de cocaína.



La operación se ejecutó el fin de semana en el valle del Chipurana, ubicado en el distrito de Huimbayoc, provincia de San Martín. Los agentes policiales se desplazaron durante la noche por vía terrestre y fluvial con la finalidad de sorprender a los narcotraficantes en momentos que elaboraban pasta básica de cocaína.

Entre los detenidos se encuentra un ciudadano ecuatoriano identificado como Jairo Rodríguez. También encontraron insumos químicos y una poza de maceración de gran tamaño.

Las autoridades hallaron en el lugar insumos químicos y una enorme poza de maceración. El jefe de la Policía Antidroga de Tarapoto, comandante César Ramírez Santillana, confirmó que los narcotraficantes empleaban una nueva modalidad traída desde Colombia para mejorar el proceso de maceración de estupefacientes.

Algunos moradores de la localidad de Leche intentaron rescatar a los intervenidos e interferir la labor de los agentes de las fuerzas del orden. Los insumos químicos y motores encontrados en la zona fueron destruidos en el mismo lugar de la intervención.

Los detenidos y la droga fueron trasladados al Departamento de Operaciones Tácticas Antidrogas de Tarapoto para continuar con las diligencias de ley. La policía y fiscalía especializada tienen dos semanas para las investigaciones y denunciar a los intervenidos ante el Poder Judicial.