(Foto referencial: Alonso Chero / El Comercio)
(Foto referencial: Alonso Chero / El Comercio)
Luis García Bendezú

Solidarios, creativos y patriotas. Así se reconocen los peruanos según una reciente encuesta de Ipsos elaborada para este Diario. En contraste, la honestidad, la disciplina y el respeto aparecieron como los valores menos practicados. El Comercio formuló cuatro preguntas a cuatro peruanos destacados para esclarecer qué dinámicas sociales se forman a partir de estos valores.

(Foto: Nancy Chappell / El Comercio)
(Foto: Nancy Chappell / El Comercio)

Raúl Castro Pérez
¿Cómo se expresa el Perú a través de sus valores más o menos practicados?
Creo que El Niño costero activó un fenómeno social con pocos precedentes: el de la solidaridad. Se instaló la sensación de que existe un horizonte nacional, del cual somos copartícipes. Los medios de comunicación y las redes jugaron un rol importante. Y, en contraparte, es claro que hay una crisis general de integridad, evidenciada hoy en la situación de nuestros ex presidentes.

¿La deshonestidad y la dificultad para organizarnos son parte de nuestra esencia?
Lo que existe, creo, es lo que en ciencias políticas se denomina ‘sociedad incívica’. Es decir, órdenes no reconocidos, pero vigentes. Normas de convivencia basadas en los intereses inmediatos de los individuos y lejanos al bienestar común. Así, el que cumple con las leyes es un ‘lorna’ y surgen dichos como “autoridad que no abusa, pierde autoridad”.

¿Es nuestro país menos tolerante a la discriminación que hace algunos años?
No sé si aplica la expresión “menos tolerantes”, pero sí creo que somos más conscientes de que las relaciones sociales hoy son más horizontales, de que el orden de las cosas es otro y ya no es tan jerárquico. Hay una palabra que se está usando más hoy y es ‘respeto’. Esto tiene que ver con el surgimiento de nuevas clases medias más globalizadas.

¿Cómo cambiará en el futuro la forma en que los peruanos se discriminan?
Aunque los patrones estéticos están cambiando, aún hay normatividades que no están incluyendo del todo a la diversidad de opciones sexuales o al empoderamiento de la mujer, por ejemplo. Además, lo que veo venir es una diferenciación más fuerte a partir del conocimiento entre élites ilustradas y el populismo.

(Foto: Archivo Personal)
(Foto: Archivo Personal)

Sandra Corso de Zúñiga
¿Cómo se expresa el Perú a través de sus valores más o menos practicados?
En nuestra sociedad la gente cuida mucho sus lazos de amistad y su relación con conocidos. Hay empatía y preocupación por el prójimo porque somos conscientes de los problemas que se atraviesan. La parte negativa está en esa falta de honestidad, de la cual hay sobrados ejemplos en el país. La disciplina también es necesaria para lograr nuestros objetivos.

¿La deshonestidad y la dificultad para organizarnos es parte de nuestra esencia?
No creo que los antivalores formen parte de un ADN peruano. Pero sí creo que es necesario tomar acciones personales y como sociedad para comprometernos con valores como la honestidad, la disciplina y el respeto. Las sociedades que han logrado esto han conseguido también niveles más altos de desarrollo.

¿Es nuestro país menos tolerante a la discriminación que hace algunos años?
La revolución en las comunicaciones que estamos viviendo hace que los problemas de discriminación sean más evidentes. También hay más posibilidades de tomar acciones contra estos problemas. Las nuevas generaciones, además, están mostrando más apertura y menos intolerancia que sus padres. Pese a esto, aún queda mucho por hacer.

¿Cómo cambiará en el futuro la forma en que los peruanos se discriminan?
​El Perú se está dirigiendo a una sociedad donde la diversidad es una característica distintiva. Convivirán diversos grupos raciales, gente con diferentes religiones y más minorías étnicas. Para estar en paz con estos grupos, hará falta un mayor razonamiento moral que se traduzca en justicia y respeto por el otro.

(Foto: Leslie Searles / El Comercio)
(Foto: Leslie Searles / El Comercio)

Jaime Bailón Maxi
¿Cómo se expresa el Perú a través de sus valores más o menos practicados?
No veo una contradicción entre la creatividad y la falta de organización. Quizá somos originales por nuestra falta de disciplina. Dejamos las cosas para último minuto y luego tenemos que solucionar los problemas en el camino. Para mí un buen ejemplo de creatividad peruana es su gastronomía, que aprovecha la falta de recursos, combina elementos y hace cosas deliciosas.

¿La deshonestidad y la dificultad para organizarnos es parte de nuestra esencia?
No me gusta hacer generalizaciones. Hay muchas formas de ser peruano. El Perú de hoy es totalmente distinto al de hace 50 años. Los migrantes desarrollaron ciudades y estrategias de supervivencia ante un Estado que no hace su trabajo. Hay un Perú formal al lado de un Perú informal que es enorme y gobernado por sus propias reglas.

¿Es nuestro país menos tolerante a la discriminación que hace algunos años?
Creo que la gente está más dispuesta a denunciar cuando ocurren casos de discriminación. Ahora bien, sí me llama la atención que en el sur haya la percepción de que el Perú es menos inclusivo [según Ipsos]. Eso tiene que ver, de pronto, con la postergación política y económica de las regiones en ese sector del país.

¿Cómo cambiará en el futuro la forma en que los peruanos se discriminan?
​Hasta mediados del siglo XX la sociedad peruana era bastante más estamental y cada uno sabía cuál era su lugar. Hoy, debido a las migraciones, todos nos estamos encontrando y eso, obviamente, va a generar conflicto. Vamos a tener que aprender a convivir y no será fácil. El rostro del país ha cambiado drásticamente.

(Foto: Alonso Chero / El Comercio)
(Foto: Alonso Chero / El Comercio)

Magaly Solier Romero
¿Cómo se expresa el Perú a través de sus valores más o menos practicados?
El valor que me parece más importante es el respeto a nuestra identidad cultural. Lo veo en varias personas que conozco. Es importante saber quiénes son nuestros ancestros. Y por otro lado, lo peor que nos ocurre como peruanos es olvidar quiénes somos, olvidarnos del amor y del respeto hacia el otro. Todo país tiene problemas, pero debemos aprender a superarlos.

¿La deshonestidad y la dificultad para organizarnos es parte de nuestra esencia?
No todos los peruanos somos iguales. Yo, por ejemplo, soy peruana y además superpuntual. El problema con los valores es que estos provienen de la niñez. Cuando vemos a un peruano incumplido, hay que pensar qué problemas tuvo en su crianza. No olvidemos que hemos pasado por la tragedia del terrorismo y eso ha dejado muchas consecuencias sociales.

¿Es nuestro país menos tolerante a la discriminación que hace algunos años?
Yo creo que sí se ha puesto un alto a la discriminación en los últimos años en el país. Hoy ya se ve como un delito discriminar. Antes, en cambio, era una cosa muy sencilla y que no traía consecuencias. Yo lo sufrí [la discriminación] y creo que ahora los peruanos piensan dos veces antes de hablar. Eso me parece muy importante.

¿Cómo cambiará en el futuro la forma en que los peruanos se discriminan?
Considero que la barrera de la discriminación solo se va a romper en el Perú cuando haya educación de calidad, igualdad de género e igualdad de oportunidades para todos. Creo que para lograrlo hay que invertir más tiempo en la educación, ahí está la base de todo.