Redacción EC

 
Te decimos cómo plasmar el estilo retro en tu sala. La clase de este concepto radica en sus piezas inspiradas en épocas pasadas y en una paleta de color intensa.

Las piezas que rememoran la década de los 50’s, 60’s y 70’s continúan marcando tendencia. “La mezcla de muebles y objetos inspirados en épocas pasadas, pero fabricados en la actualidad, es lo que caracteriza al estilo retro”, indica la interiorista Yesenia Shulz.

Otro elemento que privilegia este concepto es el uso de colores vivos y llamativos, como el rojo, amarillo, turquesa, fucsia y verde limón presentes en cojines, alfombras, cuadros, sillas, cortinas y todo tipo de muebles. “Cobran protagonismo al tener como fondo (paredes) tonos claros y neutros, como el marfil, blanco, gris o beige”, acentúa la diseñadora de interiores Catalina Martínez.

Elementos imprescindibles

Incluye un mueble inspirado en el sofá Poet, del danés Finn Juhl, una pieza diseñada en los 50’s que cuenta con las típicas patas delgadas de madera, características del estilo nórdico. También integra muebles icónicos de Erro Aarnio o Verner Panton, que además tienen tonalidades intensas.

Una forma sencilla de darle un toque retro a este ambiente es “incluyendo objetos antiguos, ya sea una radio, una cámara fotográfica, un teléfono de disco o una máquina de escribir, para decorar las estanterías o la mesa de centro”, dice Shulz. Otra salida es colgar en las paredes cuadros pop art, inspirados en el artista Andy Warhol.

Tips:

-Decora las paredes enmarcando pósters pin up, carátulas de discos o afiches de películas.

-Incluye algunos muebles de la época, como tocadiscos o maletas antiguas a modo de mesa auxiliar.

-Funcionan también las sillas Panton o las mesas de centro Tulip o Nogucci, diseños clásicos de los años cincuenta.

TAGS RELACIONADOS