El año pasado, Roger Huanangoy se infiltró entre los comuneros desplazados de Libertad de Mantaro para saber a dónde iban y qué declaraban ante las autoridades.
El año pasado, Roger Huanangoy se infiltró entre los comuneros desplazados de Libertad de Mantaro para saber a dónde iban y qué declaraban ante las autoridades.
Enrique Vera

A fines de agosto del año pasado, Roger Huanangoy Enrique, de 36 años, fue uno de los casi 60 comuneros que escaparon del hostigamiento terrorista en Libertad de Mantaro, un remoto caserío ubicado dentro del valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (), en el distrito de Santo Domingo de Acobamba (). Una columna de que irrumpía cada mes en ese pueblo para abastecerse de alimentos y recibir información de sus colaboradores confundidos entre la población, había asesinado de ocho balazos al campesino Teófanes Camargo Ponce y desaparecido a sus padres, los dirigentes vecinales Susana Ponce e Irineo Camargo, después de torturarlos.

Así, Sendero Luminoso -o la facción autodenominada Militarizado Partido Comunista del Perú- concretaba una serie de amenazas contra los Camargo, quienes eran acusados de delatar los movimientos de la organización terrorista en Libertad de Mantaro ante las Fuerzas Armadas. Sobre el cadáver de Teófanes, los asesinos dejaron un papel con la inscripción “Así mueren los soplones”; y al costado, varios panfletos llenos de consignas terroristas más la advertencia: “Ahora faltan siete más”. El temor a morir obligó al .

Algunos comuneros que en su huida estuvieron de paso por Huancayo, luego de días de caminata y viaje en bus, fueron llamados a declarar por la Primera Fiscalía Provincial Penal Corporativa encargada de delitos de Terrorismo y Derechos Humanos de Junín. Entre ellos estuvo Roger Huanangoy, quien se presentó como presidente de la comunidad de Libertad de Mantaro y como un desplazado más junto con su familia. En parte de su testimonio, al que accedió este Diario, Huanangoy refirió que la noche del asesinato de Téofanes Camargo (martes 21 de agosto del 2018) escuchó tres balazos, pero no salió de su casa porque era dirigente y tuvo temor. “Recién a las 6 a.m. tocaron el bombo en la plaza para alertar lo que había sucedido”, remarcó en su manifestación. Sin embargo, más de un comunero aseguró a las autoridades que Huanangoy había estado en la plaza de Libertad cuando Teófanes fue acribillado.

​Desde entonces agentes de inteligencia del Ejército empezaron a seguir su rastro. Luego de algunos días en que permaneció con el , Roger Huanangoy regresó con su familia a Libertad de Mantaro. Entonces, la primera sospecha que se tejió en torno al dirigente fue que estuvo con los comuneros desplazados para saber qué denunciaron y para quedar registrado en el acta de víctimas. Durante las pesquisas, Huanangoy fue sindicado por terroristas arrepentidos, que ahora apoyan a las fuerzas del orden, de ser colaborador directo de Sendero Luminoso en Libertad y jefe de las bases de apoyo que la organización terrorista tiene conformadas en ese pueblo y en el anexo San Antonio de Carrizales.

En cumplimiento de ese rol, Huanangoy debía saber todo de sus vecinos. Además, proveer de alimentos y medicinas a la columna senderista, entonces encabezada por ‘Julio Pucañahui’ y ‘Julio Chapo’, cada vez que esta entrara a Libertad de Mantaro como parte de sus desplazamientos por los caseríos de Santo Domingo de Acobamba. Cada cierto tiempo, el dirigente emprendía caminatas de un día entero hacia Huachocolpa (Huancavelica), para luego volver a Libertad de Mantaro llevando cajas con víveres y remedios sobre dos mulas. Así fue captado en varias ocasiones, pero dejó de realizar este recorrido precisamente después de que ‘Julio Chapo’ fuera capturado en Churcampa (Huancavelica), a mediados del mes pasado.

El Ejército detectó además que Huanangoy tenía contacto con los hermanos Víctor y Jorge Quispe Palomino (‘José’ y ‘Raúl’, respectivamente), cabecillas de Sendero Luminoso en el Vraem. Pero respondía a las órdenes directas que hasta el mes pasado recibía de ‘Julio Chapo’. Según las investigaciones, en febrero último Huanangoy fue enviado por ‘Julio Chapo’ a de Libertad de Mantaro y Vizcatán del Ene. Ahí su misión fue mimetizarse entre los comuneros víctimas de la violencia terrorista, escuchar sus demandas y luego exigirles con amenazas que retornen a Libertad. Varios campesinos que habían sido sus vecinos y compañeros de faena lo señalaron por estos amedrentamientos desde aquella oportunidad.

Por la confianza que obtuvo de la cúpula senderista, Roger Huanangoy era en Libertad de Mantaro el presidente de la comunidad. Tenía una granada de guerra cuando fue detenido. (Foto: CCFFAA)
Por la confianza que obtuvo de la cúpula senderista, Roger Huanangoy era en Libertad de Mantaro el presidente de la comunidad. Tenía una granada de guerra cuando fue detenido. (Foto: CCFFAA)

Por esos días, el padre de uno de los informantes que estaba cargo de Roger Huanangoy en Libertad de Mantaro fue azotado por la columna terrorista en un descampado del caserío. Lo acusaban de rechazar las imposiciones y resistirse al control de teléfonos celulares que hacían los subversivos a los pocos campesinos que quedaban en el pueblo. La delación había sido hecha por el mismo Huanangoy, tal como los agentes de inteligencia militar sospechan que ocurrió con la familia Camargo Ponce y, cinco años atrás, con el entonces presidente de la ronda campesina de Libertad, Santiago Estrada Quinto.

Debido a la confianza que se granjeó ante la cúpula senderista como colaborador, Huanangoy había asumido en Libertad de Mantaro el cargo de presidente de la comunidad. Los campesinos que lo han sindicado sostienen que él no fue elegido en ninguna asamblea vecinal, sino que los mandos terroristas lo colocaron como autoridad del pueblo para que sirva a sus intereses. Por ello, Roger Huanangoy era de los pocos comuneros que podían entrar y salir del caserío sin ser controlados, y quien tenía el respeto de sus vecinos frente a la posibilidad de que pueda acusarlos.

-Con una granada de guerra-

En el curso de las indagaciones del Ejército, la fiscalía inició investigación a Roger Huanangoy por los delitos de colaboración con el terrorismo y homicidio en contra de Teófanes Camargo Ponce. El lunes, personal de la Compañía Especial de Comandos de la 31 Brigada de Infantería del Ejército, de la Compañía de Inteligencia 114 y del Departamento contra el Terrorismo (Decoter)-Huancayo, detectaron que Huanangoy había llegado con sus hijos desde Libertad de Mantaro al centro poblado Ucuchupampa, ubicado en el distrito de Huachocolpa, provincia de Tayacaja (Huancavelica).

El dirigente fue arrestado ayer en la tarde cuando se disponía a regresar, ya sin los menores, a Libertad. No llevaba provisiones como en las veces que había sido divisado, pero tenía una granada de guerra tipo piña, dos memorias USB y volantes de carácter terrorista alusivos al Militarizado Partido Comunista del Perú. De Huachocolpa, Roger Huanangoy fue trasladado al cuartel general de la 31 Brigada de Infantería del Ejército, en Huancayo, y luego hacia la Primera Fiscalía Provincial Penal Corporativa encargada de delitos de Terrorismo y Derechos Humanos de Junín. El hombre que sabía todo de su oprimido pueblo ha caído en prisión.

Este es uno de los volantes que el colaborador de Sendero Luminoso en el Vraem llevaba cuando fue capturado en Huachocolpa (Huancavelica). (Foto: CCFFAA)
Este es uno de los volantes que el colaborador de Sendero Luminoso en el Vraem llevaba cuando fue capturado en Huachocolpa (Huancavelica). (Foto: CCFFAA)