El doctor Elmer Huerta está volcando sus facetas de comunicador y de salubrista en orientarnos sobre el combate al coronavirus. (Foto: Mario Zapata/GEC)
El doctor Elmer Huerta está volcando sus facetas de comunicador y de salubrista en orientarnos sobre el combate al coronavirus. (Foto: Mario Zapata/GEC)
Fernando Vivas

Columnistas, cronista y redactor

fvivas@comercio.com.pe

El doctor es tan pedagógico que sus explicaciones, aunque siempre francas, atenúan cualquier mal. Nos da la cifra, la comparación y hasta la predicción (dentro de márgenes razonables) para poner al virus de marras en su sitio.

—Hemos pasado emergencias como la de ahora, con el SARS, la gripe aviar, el AH1N1 o el zika. ¿Qué aprendimos y qué no?

Hemos aprendido que necesitamos coordinación, dentro de un país y entre países. Lamentablemente, esa misma afirmación es lo que no hemos aprendido, porque si bien es cierto que necesitamos más coordinación, y se nota en China, que ha sido ejemplar, conteniendo a 60 millones, todos en cuarentena, compartiendo la información; pasó.

—¿Lo mismo que pasó en China no ha pasado en Italia?

Y en el mundo. La OMS es muy cuidadosa de los negocios y no quiso perjudicar a China. Es una entidad, además de científica, política. Con el nuevo director, Tedros [Adhanom Ghebreyesus], se ha creado una unidad científica más fuerte. Antes todo era político. La OMS toma decisiones que deberían ser más basadas en la ciencia.

—No es casual que Italia, un país de tanto turismo, sea el más afectado por el virus en Europa. ¿No cabrían algunas medidas drásticas respecto al turismo?

Exacto, pero entramos en un terreno medio pantanoso. Que los peruanos digamos ningún asiático, ningún italiano, venga a Machu Picchu por ¿cuántos meses? La base científica para no hacer eso, para no cerrar Egipto y las pirámides, es ver qué es esta enfermedad. Sabemos por los estudios de los primeros 70 mil pacientes en China que entre el 80% y 85% de todas las infecciones se pasan como si fuera un resfrío, algunos ni siquiera se dan cuenta porque no tienen síntomas. El 10% a 15% sí va a tener una enfermedad más severa con fiebre, malestar, algunos van a desarrollar neumonía y requerir cuidado médico. El 5% va a desarrollar enfermedad grave y la mortalidad es del 2% al 3%. Si es así, ¿valdría la pena hacer eso?

—O sea, depende de cuánto apostemos para salvar a ese 5%. ¿El 85% también contagia?

Sí. Incluso los que no tienen síntomas están contagiando a otros. Se ha calculado que una persona es capaz de contagiar a dos personas y media, si repetimos eso por cinco ciclos de generación, que cada una dura de cinco a seis días, una sola persona puede originar 3.600 contagios. Pero la gripe común es igualita y da la vuelta al mundo. La semana pasada, el CDC [Center for Disease Control and Prevention] reportó que desde octubre hasta la fecha, o sea la temporada de frío en EE.UU., se han producido 29 millones de contagios, 264 mil hospitalizaciones y 16 mil muertes por la gripe.

—Hablemos de la contención personal.

Si estoy con resfrío y estornudando, tengo que desarrollar una etiqueta de saber estornudar sobre la manga, tener papel en los bolsillos.

—¿Alguna clave para distinguir un resfrío normal de este virus?

Ninguna, es muy parecido. La única manera es hacer un hisopado de nariz y garganta. Estoy seguro de que se lo han hecho al Papa, que lo vimos resfriado. Sobre la contención, es importante que si estás enfermo te quedes en casa, y eso va a exigir flexibilidad para los permisos laborales. Otra medida es evitar las aglomeraciones. La otra manera de contención es lavándote las manos constantemente. El virus puede quedarse activo en superficies hasta por dos o tres días. Si toco la perilla de la puerta, la baranda del ómnibus, llegando a mi oficina o a mi casa, me lavo las manos. Las mascarillas no son necesarias, salvo para el enfermo, para que no contagie. Ahora, gente que está en aviones, por horas y, por extensión, en una combi o un bus del Metropolitano, ahí se justificaría usarla.

—¿El gel desinfectante equivale a una buena lavada de manos para quien no tiene acceso al agua?

El CDC dice que hay que usar agua y jabón. En su ausencia, el gel puede servir. Aquí entramos en un terreno que quiero tocar. El [Ministerio de Salud] nos dice: “Lávense las manos”, y voy a los baños del Loayza o el Dos de Mayo, y no hay jabón o no hay papel. ¿Cómo podemos permitir que hayamos normalizado este estado de cosas?

—Es mejor pasar el mal en casa. Correcto y eso están haciendo los italianos y los británicos. Si la gente está enferma y piensa que tiene esto, [que] no vaya a la posta ni al hospital.

Correcto y eso están haciendo los italianos y los británicos. Si la gente está enferma y piensa que tiene esto, [que] no vaya a la posta ni al hospital.

—¿A partir de qué síntomas uno puede pensar que necesita cuidado médico?

Igual que la gripe común, cuando la fiebre es tan alta, la tos es irresistible, te cansas de caminar del baño a tu cama, tienes que ir al hospital. Sobre todo, dificultad respiratoria.

—¿Quien ya se curó podría volver a enfermarse?

Eso está en estudio, este es un virus nuevo.

—También están en estudio las vacunas.

Exactamente. Hay varios laboratorios que han identificado qué partes del virus son inmunogénicas, en unos meses estarán las primeras vacunas, de ahí se estudian en animales, de ahí en seres humanos; mínimo 12 o 18 meses.

—Nos preocupamos mucho por el coronavirus, pero el dengue mata más que en cualquier parte.

El dengue, la tuberculosis son terribles. Sería maravilloso que todo este susto genere conciencia de la insalubridad en que vivimos. Cuando el primer ministro de la India, Narendra Modi, tomó posesión en el 2014, dijo: “No puedo permitir que en mi país 480 millones de personas defequen en las calles”. Puso 160 millones de letrinas. La salubridad es una política de Estado. El presidente , la PCM, la ministra de Salud, tienen que darse cuenta de que el Perú es insalubre. No hay jabón en los baños de hospitales. Esta insalubridad normalizada es parte del paisaje, me preocupa mucho como peruano y salubrista.

"El Minsa nos dice: “Lávense las manos”, y voy a los baños del Loayza o el Dos de Mayo, y no hay jabón o no hay papel. ¿Cómo podemos permitir que hayamos normalizado este estado de cosas?"
"El Minsa nos dice: “Lávense las manos”, y voy a los baños del Loayza o el Dos de Mayo, y no hay jabón o no hay papel. ¿Cómo podemos permitir que hayamos normalizado este estado de cosas?"

—Ir al hospital depreciando la posibilidad de atender la urgencia en una posta es un gran problema, ¿no?

Eso es muy cierto. Debiéramos promover la descentralización del cuidado primario de la salud. Pero la gente va a su postita y no hay doctor, atienden pocas horas, cierran el viernes y abren el lunes. ¿Sabes qué haría si fuera ministro? Llamaría a todos los expertos para que me diseñen la posta médica ideal. En vez de construir hospitales, construiría 200 de esas.

—Comparto el sueño de la posta ideal. Finalmente, volviendo al coronavirus, ¿qué podemos esperar en unos meses?

Estamos frente a un episodio nuevo, es como predecir el clima. Podría suceder que se expanda a más países y se enfermen 200 aquí, 300 allá, no como en China. El virus se va a convertir en otro virus estacional como la gripe, va a circular en el mundo, y cuando haya época de frío hay que vacunarse. China trabajó tanto, tenía una olla a presión, la esperanza era que se contenga, pero salió. Su destino es convertirse en un virus estacional que no cause epidemias.