Presidente de la Confiep: “Odebrecht ya fregó al Perú”
Presidente de la Confiep: “Odebrecht ya fregó al Perú”
Martín León Espinosa

Antes de que se vaya el 2016, el empresario y ex ministro de Comercio Exterior y Turismo, Martín Pérez, hace un balance del año y de los temas que marcaron la agenda política de los últimos días, como el Caso y las medidas del Ejecutivo para enfrentar la corrupción. Pérez es actual titular de la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas ().

— En el 2016 hubo elecciones generales y cambio de gobierno. Al cierre del año, ¿cómo ve el empresariado la coyuntura política?
Hubo un cambio sustantivo en la actitud de quienes hacen las políticas públicas, del Ejecutivo hacia el sector privado. Para nosotros, es positivo. En la época del presidente Ollanta Humala, si bien el sector privado era recibido, había cierto sesgo y resquemor, y a veces poca convicción. Evidentemente, las elecciones tuvieron un triunfo positivo para quienes creemos en el modelo, para quienes creemos que en estos años en los que se ha reducido la pobreza se han hecho muchas cosas bien, pero que también hay muchas cosas que cambiar.

— Entonces, ¿siente una diferencia en la relación con el empresariado entre el anterior y este gobierno?
Sin duda. Y cuando me preguntan sobre las inversiones, me imagino puestos de trabajo. Al final, el gran rol del empresariado es cómo generamos más valor y buenas condiciones para generar empleo en el país. Ese es el reto que debemos tener todos. No solo de los empresarios y del Gobierno Central, sino también –y es algo que no lo tienen en su ADN– los municipios y gobiernos regionales. Las grandes trabas están en las municipalidades.

— Ha dicho que la victoria de PPK fue positiva. ¿Hubiera sido lo mismo si Keiko Fujimori ganaba los comicios?
Creo que no. Evidentemente, ambos tienen muchas coincidencias económicas, pero si Keiko Fujimori hubiese sido elegida, con 72 congresistas [actualmente, ya que fueron elegidos 73] tendría un actuar distinto que PPK, que tiene 18 [ahora son 17].

— Este año se ha conocido más del Caso Lava Jato, en el que está implicada la constructora brasileña Odebrecht. ¿Este es un caso de corrupción de una compañía o revela cómo en muchas ocasiones puede ser la relación entre empresas y Estado?
Creo que el Caso le hace un daño enorme al Perú. Odebrecht ya fregó al Perú.

—¿Cómo así?
Odebrecht es una empresa muy grande. Ha tenido muchos proveedores y clientes. Nadie se podía imaginar lo que Odebrecht habría constituido en su organización para corromper. Eso es un cambio enorme en la forma como se ha producido la corrupción en el Perú, en América Latina y en el mundo. Normalmente se ha escuchado de casos aislados, pero parece que Odebrecht hizo una estructura dentro de su organización, tendrían bancos y personas dedicadas a corromper. Eso es tremendamente nocivo.

— ¿Y en el caso de nuestro país?
Creo que le ha pegado a la poca credibilidad de nuestras instituciones, del sector público. Ha debilitado más su imagen. También la del sector privado. Evidentemente, al sector privado le ha hecho un daño enorme. Finalmente, a la política. Lo que se va conociendo es que, a solicitud de algunos políticos brasileños, financiaban campañas políticas en América Latina, fundamentalmente de gente de izquierda, para luego favorecerse si salían elegidos. Hay dos grandes retos: cómo vamos a hacer para que el país crezca a pesar de Odebrecht en el 2017, y cómo vamos a repensar muchas cosas que hacemos en el Perú para que nunca más tengamos un caso como el de Odebrecht.

— Y no solo es el caso de Odebrecht...
Sí, y hay que verlo no solo por el pesimismo del daño que nos ha hecho, sino con los ojos para decir que esta es una oportunidad para que todos tomemos medidas serias y con compromiso a largo plazo.

— ¿Está de acuerdo con que el Ejecutivo modifique la Ley de Contrataciones del Estado para evitar que empresas sancionadas por corrupción vuelvan a participar en concursos públicos?
Pero por supuesto. A ver, trabajar para el Estado es un privilegio. He sido congresista y ministro, y [eso] era un privilegio. La muerte civil [otra propuesta del Ejecutivo] me parece muy bien, pero también para los privados. Una persona que genera una situación de corrupción en el sector privado... esa persona debería correr la misma suerte que el funcionario.

— El defensor del Pueblo Walter Gutiérrez también ha propuesto que los contratos que el Estado firme con privados tengan cláusulas anticorrupción...
Totalmente de acuerdo también. Lo que es dramático es que tengamos que poner una cláusula anticorrupción. Porque estamos pasando de suponer a que pueda haber corrupción. Lo ideal es que los casos de corrupción sean pocos y, por lo tanto, no tengas que poner explícitamente una cláusula. Es como decir: “Por si acaso, como los chicos se portan mal vamos a ponerles una cláusula, porque va a venir el castigo”. Pero llegado el caso de que esto ha trascendido a un nivel tan grande, estamos de acuerdo en que exista una cláusula anticorrupción. Es absolutamente legítimo.

MÁS EN POLÍTICA:

Fiscal de la Nación Pablo Sánchez viajará a Brasil por caso Por — Política El Comercio (@Politica_ECpe)

TAGS RELACIONADOS